15 de marzo de 2022 CASA GENERAL

Conferencia General: Intuir y generar el mejor futuro posible

Conferencia General

«Nos hemos sentado en torno a las mesas para dialogar, compartir, animarnos, escuchar y discernir«

H. Hipólito Pérez – Región Arco Norte

Hace dos años, en estas mismas fechas, finalizaba de manera apresurada el encuentro de provinciales con el Consejo General. La pandemia y sus efectos devastadores se convertían en una compleja realidad que teníamos que enfrentar, unidos a toda la humanidad. A partir de este momento, hemos vivido situaciones muy dolorosas, difíciles y desoladoras, afectando toda nuestra existencia y cotidianidad.

Con decisión y asumiendo riesgos, el Consejo General nos ha convocado de nuevo, para realizar la Conferencia General, situada en la mitad del camino de un Capítulo General a otro.

Nos hemos vuelto a encontrar como hermanos, ha sido un momento muy profundo, significativo y emotivo. Nos hemos sentado en torno a las mesas para dialogar, compartir, animarnos, escuchar y discernir.

La Conferencia General nos invita a “mirar más allá”, casi 200 años después, de la misma manera que Marcelino Champagnat y la primera comunidad de hermanos contemplaron desde las montañas el valle bañado por las aguas del Gier, intuyeron el espacio vital en donde construirían El Hermitage, el H. Ernesto Sánchez, S.G. en sus palabras de apertura nos desafiaba a vivir este acontecimiento desarrollando una mirada sensible, profética, global, integradora y de esperanza. Es decir, intuir y generar, en sintonía con el soplo del Espíritu y en respuesta a nuestro mundo, el mejor futuro posible para la vida y misión marista en este momento de nuestra historia.

Esta leyenda americana expresa de manera simbólica lo que anhelamos como líderes maristas, al mirar más allá…

Se trata de una tribu india acampada desde tiempo inmemorial al pie de una gran montaña. Su jefe, gravemente enfermo, llamando a sus tres hijos, les dice: «Suban a la montaña santa. Quien me traiga el más bello regalo me sucederá como jefe». Uno de los hijos le trajo una rara y hermosa flor. El otro le entregó una hermosa piedra multicolor. El tercero le dice al padre: «Yo no traigo nada. Desde la cumbre de la montaña pude ver en su otra vertiente maravillosas praderas y un lago cristalino. Tan impresionado quedé que no pude traer nada; pero vengo obsesionado por ese nuevo emplazamiento para nuestra tribu». Y el anciano jefe replicó: «Tú serás el jefe porque tú me has traído como regalo la visión de un futuro mejor para nuestra tribu».

El itinerario de estos días ha fluido con mucha autenticidad, fraternidad y pasión. Hemos ido abordando los siguientes contenidos: retomar las llamadas del XXII Capítulo General, revisar nuestro estilo de gobierno y profundizar en las áreas del laicado marista y nuestra vocación de hermanos.

Con un tiempo de síntesis, silencio y retiro, a partir de la provocación de “manos para ser hermanos”: lo que va tocando mi corazón, mi vocación como hermano y de servicio a la Provincia, el cuidado de mí mismo…, hemos concluido esta primera semana de camino.

___________

H. Hipólito Pérez – Provincial de América Central y Coordinador de la Región Arco Norte

VOLVER

Mirando el futuro de una nueva manera en Nijm...

SIGUIENTE

Directores de la Provincia de Compostela cono...