13 de septiembre de 2007 BRASIL

Nuevos caminos para hermanos y laicos

Hoy, 8 de septiembre, fiesta de la Natividad de María, el día ha comenzado con un muy especial para María. Para muchos hermanos de todo el Instituto la fiesta del nacimiento de María es el aniversario de su toma de hábito, de su primera profesión o de su profesión perpetua. Varios de los hermanos presentes han manifestado la lista de años que el Señor les ha concedido vivir en su casa. El cronista canta su magníficat agradecido porque ha vivido en la casa del Señor cincuenta años desde que tomó el hábito marista. A estos motivos de fiesta, gratitud y alegría hay que sumar otros motivos que vienen de las Provincias. El hermano Roger Séguin ha hecho hoy su profesión perpetua en Canadá y el postulante Yoandy ha iniciado su noviciado en Cuba. Todos estos motivos han alegrado el corazón de los asambleístas y han agradecido al Señor porque ha hecho cosas grandes entre nosotros.

La oración de la mañana hoy, como ayer, también se ha hecho en plena naturaleza siguiendo el ritmo marcado por la música y todos unidos de las manos. La experiencia ha sido compartida posteriormente antes de iniciar los trabajos de la Asamblea. ?Ha sido la experiencia de conocer a Dios, de conocer el propio cuerpo, verlo de manera muy positiva y pedirle al Señor que me ayudara a saber usarlo bien a favor de otros, a favor de los demás. Los que estaban a mi lado nunca me soltaron. El tener asidas las manos con los de mi lado permitía tener conciencia de que estaba en contacto con los otros. Caminaba con los ojos cerrados porque sentía el apoyo de los demás que me tomaban por la mano. Ha sido una experiencia de alabanza constante a Dios. Me sentí muy bien?.

Otra persona comentaba: ?Me gusta mucho la música y la danza, de modo que pronto cerré los ojos y comencé a bailar. Con los ojos cerrados experimenté mucha paz, mucha alegría; disfruté dejándome llevar por la música, me divertí, me sentí feliz, sentí toda mi historia, toda mi vida, mis sueños, mi familia, mis amigos. En un momento me desconcentré y pisé al compañero de al lado. Recordé entonces los momentos de mi vida en que he hecho daño a otros o les he ofendido. Pero ese paso atrás no me desanimó sino que me ilusioné con los dos pasos adelante que me pedía la música. Y me llené de paz.?

La tarea del mandala es larga y entretenida.

El trabajo de construcción del mandala es la gran tarea de esta Asamblea. El recurso metodológico está llevando a los asambleístas de síntesis en síntesis hacia una convergencia de pensamiento. Pero es necesario manifestar lo que se siente y se piensa ante toda la Asamblea primero para que se conozca, pero también para compartirlos y comulgarlo. Nunca en la historia del Instituto se había realizado un encuentro como éste en el que resuenan tantos miles de voces miles de voces del mundo marista a través del corazón de hermanos y laicos. Con el esfuerzo que se está haciendo se desea construir un signo en el que se expresen los sueños de todos. Se trata de armonizar todas la voces para conseguir un resultado de conjunto. Constantemente se invita a los asambleístas a dejarse guiar por el Espíritu a lo largo de todo lo que se hace porque el trabajo de este día es un trabajo eminentemente espiritual. Para realizarlo bien se invita a ponerse en la presencia de Dios y mantenerse ante él durante la jornada.

La Comisión preparatoria, que ha estado reunida para definir la metodología más adecuada, propone una doble pauta de actuación para descubrir la historia que hay detrás del mandala que se construyó el día de ayer en los grupos y enlazarlo que el trabajo de hoy.

Al terminar la elaboración del mandala de cada grupo, que hicieron ayer, se les pidió que propusieran la idea que, según ellos, debía constituir el centro del mandala colectivo que se va a confeccionar el día de hoy. Y este ha sido el primer paso del trabajo de esta mañana realizado por toda la Asamblea. Teniendo ante los ojos los aportes de los pequeños grupos, la Asamblea ha ido señalando cuáles son los elementos que han de ocupar el centro del mandala colectivo.

Ha habido una gran coincidencia con acentos diversos: Se ha hablado de Jesús y de Montagne. No cualquier Jesús, sino Jesús de Nazaret, Jesús histórico, Jesús liberador, Jesús de las bienaventuranzas, Jesús que ejerció su misión asumiendo riesgos, fiel hasta el final, que envía su Espíritu y nos da la fuerza también a nosotros para la misión. Otros acentos han destacado que Jesús en el centro es nuestra pasión, pasión por Cristo pasión por la humanidad.

También hubo alguien hacía eferencia a que Jesús es nuestro centro, nuestro punto de referencia y es la invitación a ser Jesús para los demás. Una referencia a los niños abandonados, estar atentos a los gritos de los niños y jóvenes. Se ha hablado también de las estructuras que perpetúan los problemas. Se han señalado algunas otras referencias como Mt 25, la mirada de un niños, la mujer embarazada, lo marista como englobante de todo.

En un segundo trabajo, largo, insistente, reiterativo en algunos momentos, los asambleístas han tratado de complementar el centro del mandala respondiendo a esta pregunta: ¿A qué nos está llamando el Señor? Se trata de escuchar y verbalizar las grandes llamadas del Señor para los maristas de hoy y para el futuro. Señalas las urgencias que captamos en nuestro mundo marista para ponerles un subrayado; urgencias en las que nos jugamos el futuro. Se trata de descubrir las grandes orientaciones que marcarán el futro de los maristas.

Hay quien entendió que el Señor llama hoy a los maristas a vivir en profundidad el sentido universal, internacional. Otros pusieron el acento en que todo lo relacionado con la misión hay que hacerlo juntos hermanos y laicos, formación conjunta, comunidad de vida,etc. y para ello habría que crear condiciones para que las relaciones entre hermanos y laicos sean de igualdad. También se aludió a la necesidad de implicarse personalmente para crear vida cristiana. Con acentos diversos se aludió a la idea de desplazarse y arriesgarse para acercarse a los pobres y defender los derechos de los niños. Se subrayó con fuerza la importancia de la educación.

Todo el esfuerzo colectivo desembocó, como cada día, en la celebración litúrgica de la tarde donde se celebró la riqueza que el Señor está manifestando en la vida de esta Asamblea.

Día de descanso. Visita a Río de Janeiro

El domingo, 9 de septiembre, se hizo un corte en los trabajos de la Asamblea. Los asambleístas se desplazaron en dos autocares a Rio de Janeiro para visitar el monumento a Cristo redentor en el Corcovado, las hermosas playas de esta ciudad y la catedral. El hermano José Augusto y su comunidad, los presidentes de la asociación de padres y profesores y de los antiguos alumnos acogieron a los asambleístas en el colegio San José donde les ofrecieron una comida de hermandad. Por la tarde, en los mismos locales del colegio los niños, niñas y profesores de la Casa de acogida, que dirigen los hermanos en la ciudad, brindaron a los asambleístas varias interpretaciones de su repertorio folclórico. Los muchachos vivieron con particular intensidad el baile de la ?capoeira?. El hermano Séan Sammon, Superior general, les dirigió una cariñosas palabras y se hizo una fotografía de recuerdo con los profesores y alumnos de la Casa de acogida. Los asambleístas regresaron felizmente a Mendes llenos de gratitud por la cordial acogida dispensada por los hermanos y laicos de Rio. Fue un corte esperado y necesario en el ritmo intenso de trabajo que ha vivido la Asamblea durante una semana de trabajo.

La jornada concluyó con la eucaristía dominical en la que se celebró el hecho martirial del Instituto. Los 47 hermanos mártires en España, cuya fiesta de beatificación se celebrará el 28 de octubre en Roma, tuvieron un lugar de privilegio en esta celebración de la fidelidad a la fe.

VOLVER

Implicaciones de los sueños de hermanos y la...

SIGUIENTE

En la recta final del trabajo de grupos...