13 de noviembre de 2018 SIRIA

Perseverar

En las últimas semanas hemos visto llegar a varios amigos que habían abandonado el país durante la guerra. Solían estar solos. Ver las persianas de su casa abiertas o conocerlos en la calle, reavivaba en nosotros la esperanza; la esperanza tan esperada de su regreso que significaría el fin de la guerra, el fin de la pesadilla de la emigración y sobre todo el regreso a la vida

Los hemos acompañado para visitar la ciudad. Nos hemos convertido en guías turísticas del zoco destruido y barrios devastados por el odio. Había que explicar el sufrimiento de los que tuvieron que quedarse. Muchos han expresado su asombro ante su voluntad de vivir y sobrevivir. Y a nuestra pregunta "¿piensa quedarse?", la respuesta negativa u oculta nos lleva a la amarga realidad de la emigración.

 

¿Cómo remediar las heridas de la guerra?

Es cierto que diciembre de 2016 ponía un punto final a la división de la ciudad en dos partes. Es cierto que desde entonces la reconstrucción se ha convertido en un objetivo prioritario del gobierno y de la población. Es cierto que algunas familias que habían huido de la parte este de la ciudad y cuya casa es más o menos habitable, regresaron a sus hogares. Es cierto que los servicios de agua y electricidad han mejorado.

Pero sigue siendo lo esencial: la persona humana. La que hizo la guerra y la que la sufrió. ¿Qué hay de esa persona, en qué estado mental está? ¿Ha salido equilibrada? ¿Cómo remediar las heridas de la guerra? ¿Cómo avanzar hacia la reconciliación? ¿Cómo reaccionar ante la violencia de algunas personas? ¿Qué camino de educación debe seguir a los niños de la guerra? ¿Qué discernimiento proponer a los jóvenes en edad de tomar decisiones de futuro? ¿Cómo apoyar a todas las parejas y hogares? Y sobre todo ¿cómo reavivar la llama de la esperanza?

El deseo de que la paz reine

También queda el deseo de que la paz reine en todo el país y que no queden más bolsas de guerra como la provincia de Idlib y la campaña al oeste de Alepo y el noreste de Siria. Hay cientos de miles de familias que siguen viviendo en campamentos de refugiados dentro del país o en los países vecinos.

Sin embargo, los occidentales deben decidir levantar las sanciones que penalizan a la población. El relator especial sobre los efectos negativos de las medidas coercitivas unilaterales en el ejercicio de los derechos humanos, tras su reciente visita a Damasco, dijo: "Me preocupa profundamente que las medidas coercitivas unilaterales contribuyan a agravar el sufrimiento del pueblo sirio. Habida cuenta del sufrimiento económico y humano causado por estas medidas, es difícil creer que existen para proteger a los sirios o para fomentar la transición democrática".

Nuestros amigos que han regresado, en el espacio de un tiempo, para poner en orden su casa o resolver algunos problemas, nos dejan en un gran cuestionamiento: "¿estaríamos destinados a salir del país?"

 

El flujo de familias o personas que desean o abandonan el país no se ha detenido

En septiembre de 2018, el dicasterio del Vaticano para el desarrollo humano integral publicó un informe: "La respuesta de las instituciones católicas a la crisis humanitaria iraquí y SIRIA 2017-2018".

Aquí hay algunos extractos:

"En Siria, más de 13 millones de personas necesitan ayuda: hay 6,6 millones de desplazados internos y 5,6 millones de refugiados registrados en los países vecinos, principalmente en Turquía, el Líbano y Jordania. (…) La educación, la salud y el apoyo psicosocial siguen siendo sectores prioritarios de intervención, pero el reto principal reside hoy en la respuesta a una necesidad cada vez mayor de estabilidad para el futuro de las familias, a través de programas de desarrollo agro – Económicos, de recuperación del tejido social y económico, de formación profesional y de creación de oportunidades de trabajo ".

Los maristas azules

Nosotros, los maristas azules, y sin esperar estas recomendaciones, desde hace varios años hemos emprendido programas de educación, desarrollo humano y creación de oportunidades de trabajo.

El mes de septiembre se dedicó a la formación de maestras de nuestros dos programas educativos "Quiero aprender" y "Aprender a crecer". Soumayya hallak, Suiza de origen sirio, las formó en la terapia post traumática por el cuerpo y la música. Bahjat Azrieh, psicólogo, los ha iniciado en las "competencias de la vida". por último, Verónica Hurtubia de la universidad católica de Milán y en colaboración con la BICE (Oficina Internacional Católica de la Infancia), dirigió una primera etapa de formación en Resiliencia.

Los 90 niños de "Quiero aprender" comenzaron su año a principios de octubre de 2018.

Los 55 niños de "Aprender a crecer" se unieron a finales de octubre. Durante todos los meses del verano, sus maestras han formado un nuevo programa adaptado a las situaciones de nuestros niños.

Un nuevo equipo ha venido a reforzar nuestro trabajo psico-educativo. Se trata de "Seeds". Cinco personas van a trabajar con los diferentes grupos de edades: desde preescolar a adultos, pasando por jóvenes adolescentes.

El programa "Desarrollo de la mujer" reúne a unas mujeres alrededor de varias formaciones semanales sobre temas importantes como la salud, la psicología, la cocina…

Heartmade, nuestro proyecto de reciclaje de tejidos y ropa, se desarrolla a gran velocidad con como lema: "evitar el desperdicio, aprender la perfección para alcanzar la belleza". Hemos aumentado el número de mujeres que trabajan en el taller para una mayor producción. La página de facebook del proyecto presenta sus piezas únicas.

"Corte y costura" asegura a 16 mujeres, para este quinto período de sesiones, una formación en este ámbito. Además del programa en sí mismo, se están realizando varias formaciones de desarrollo humano y personal.

"Cómo crear su propio micro-Proyecto" es uno de los objetivos del MIT. Creemos que pasar a la etapa posterior a la guerra requiere lanzar micro proyectos que permitan a las personas y especialmente a los jóvenes vivir dignamente en el país. Por grupos de 24, de jóvenes y de menos jóvenes, asisten a los cursos, se forman, redactan su propio proyecto y lo presentan a un jurado que hace un estudio a fondo. Ofrecemos a los cualificados un donativo generoso que les permite iniciar su proyecto. Están acompañados por un mentor que les ayuda a hacerlo y garantizar su continuidad. Hasta ahora hemos financiado 70 micro-Proyectos.

El “programa médico” continúa. Es un gran servicio para personas enfermas. Nosotros, los maristas azules, con otras asociaciones benéficas, ayudamos a los enfermos a recibir tratamiento, operar, o comprar los medicamentos que necesitan.

“Gota de leche” sigue siendo un proyecto de gran éxito. Unos tres mil niños menores de 11 años son atendidos mensualmente. Todos los padres nos expresan su gratitud.

 

Campamento de desplazados "Al Shahba"

Todos los miércoles y domingos, unos veinte voluntarios nuestros, se dirigen al campamento de desplazados "Al Shahba" situado a 25 km de Alepo. 120 familias están alojadas en tiendas de campaña. Nuestra presencia y nuestra acción entre ellos ha mejorado su condición de vida. Los más pequeños tienen un tiempo de expresión corporal y lúdico. Los niños en edad escolar aprenden a leer y escribir. Los jóvenes adolescentes son seguidos por un grupo de voluntarios que les permiten reflexionar sobre temas relacionados con su vida y sus condiciones de desplazados. Por último, las mujeres están formadas por un equipo muy bueno. A veces, médicos o personas especializadas, se unen a nosotros para darles una formación de calidad. Las distribuciones de alimentos, ropa, mantas y medicamentos responden en la medida de lo posible a sus enormes necesidades.

 

Paz y reconciliación

¡La Navidad está en el horizonte! Trae consigo la esperanza de paz y reconciliación. Para nuestra ciudad de Alepo, para nuestro país, Siria, para nuestro pueblo, esperamos que la Navidad sea el tiempo del encuentro y no del adiós.

Trabajamos para que la civilización de amor y paz reine en nuestra tierra y en los corazones.

_____________________

H. Georges Sabé – De los maristas azules
Alepo, 4 de noviembre de 2018

VOLVER

Arco Norte apuesta por seguir caminando junto...

SIGUIENTE

Preservación de los bienes de valor históri...