14 de octubre de 2007 ARGELIA

Presencia marista en Argelia

La presencia marista en Argelia data del año 1891. Y se continúa hasta el brutal asesinato del hermano Henri Vergès en 1994. Posteriormente hemos regresado a Argelia, el 8 de septiembre de 2002. Después de un período de discernimiento con los superiores, decidimos instalarnos en Mostaganem, ciudad de unos 150.000 habitantes en la costa mediterránea. Es la capital de la provincia de Wilaya y vive tradicionalmente de la agricultura. Dispone de un pequeño puerto y tiene universidad.
Nuestra aspiración es encarnar la vida y la misión marista en Argelia y compartir la vida y misión de la Iglesia en el país. Por eso nos esforzamos en conocer mejor su historia y su cultura, a fin de acercarnos al pueblo argelino. Igualmente, profundizamos en nuestro conocimiento del Islam con el objeto de ofrecer un mejor servicio y establecer un diálogo cultural y religioso.
Siguiendo nuestro carisma, buscamos los medios para acoger y acompañar a los niños y jóvenes argelinos, especialmente los más pobres. Al estilo de María, nuestra presencia es sencilla, discreta, casi escondida.
Hemos centrado nuestro trabajo en el SERVICIO y la ACOGIDA, así como en la búsqueda de plataformas de encuentro con los jóvenes. También tenemos una tarea importante: acoger y acompañar a los estudiantes cristianos subsaharianos que disfrutan de una pequeña beca de estudios en la Universidad de Mostaganem.
Nuestras actividades principales son: la asistencia espiritual de los estudiantes cristianos subsaharianos, los cursos de español en el Instituto Cervantes y ?en nuestra residencia- cursos de informática y de apoyo escolar en la materia de francés.
Por lo que se refiere al diálogo islamo-cristiano, practicamos sobre todo « el diálogo de la vida » a través de nuestras relaciones sencillas y cotidianas con nuestros vecinos y amigos. Pero también hemos tenido ocasiones más profundas, especialmente con la Zaouia Alaouia de Mostaganem.
La asistencia espiritual de los estudiantes cristianos subsaharianos se ha convertido en algo muy importante. Ellos tienen una gran necesidad de acompañamiento y apoyo, porque están lejos de su país y su cultura, y se sienten perdidos como cristianos en medio de una aplastante mayoría musulmana. Un hermano se encarga de acompañarles. Tienen reunión un día a la semana para la formación humana y cristiana y para compartir la fe en la Eucaristía o, si no es posible, haciendo una celebración de la Palabra. También se festejan los cumpleaños u otras fechas señaladas en el año. En el verano se organizan sesiones de formación y oración.
Nosotros nos sentimos corresponsables de la misión de la Iglesia local. Tomamos parte en las diversas comisiones o grupos de animación pastoral de la diócesis (Consejo episcopal, Consejo de pastoral, etc.)
Para este curso que comenzamos tenemos el proyecto de organizar una pequeña biblioteca en nuestra casa, con un espacio de trabajo para los jóvenes. Esperamos poder empezar con ello pronto.
La gran novedad de este año es la fundación de una segunda comunidad en Argelia. Ya ha quedado establecida en Oran. Los hermanos se dedicarán al servicio de los jóvenes en las bibliotecas y a dar cursos de inglés, francés y español. La nueva comunidad está formada por los hermanos Michael Sexton, Jean-Louis Rognon y Germán Chaves. En la comunidad de Mostaganem están los hermanos Xema Rius, Jean-Louis Bosland y Arturo Chávez.
Y, desde luego, seguimos contando como miembro de nuestra comunidad argelina con el hermano Alex, que se encuentra en Mataró recibiendo atención médica. Les pedimos una oración por él.

VOLVER

Acto académico...

SIGUIENTE

Fue Asistente general durante el mandato del ...