3 de noviembre de 2006 GUATEMALA

Propuestas tanto para la Asamblea como para la Provincia

La Asamblea Internacional de la Misión ha marcado a todos los que hemos participado en ella. Los grupos locales han sentido la presencia de Champagnat, la vitalidad de nuestra misión, los retos actuales y los sueños de futuro para cada obra, cada país, la provincia y el mundo marista.

En enero de 2006, hicimos la presentación de la propuesta a los directivos de los centros educativos mediante las Comisiones Nacionales de Educación de los diferentes países de la Provincia. También se invitó a participar a todas las Fraternidades Maristas así como a los coordinadores de pastoral de cada obra.

En los diferentes lugares decidieron la forma de vivir mejor la propuesta según sus realidades. Así se constituyeron los distintos grupos que reflexionaron los temas de la fase local y que enviaron sus aportes a la Provincia. Estos grupos variaron en su integración. Fueron grupos integrados por padres, profesores, alumnos y hermanos; otros se constituyeron por miembros de fraternidades; en algún lugar, fueron miembros de los equipos de pastoral. Cada quien realizó su reflexión con alegría y con deseo de seguir comprometiéndose.

Durante el mes de septiembre de 2006, se han realizado los encuentros nacionales para concertar un mensaje común. El compromiso y espíritu demostrado por los asistentes permitía sentir la presencia de Champagnat en medio de nosotros. El sentido de pertenencia y de comprensión de la misión nos ayudó a visualizar no solamente lo referente a las situaciones particulares de cada país, sino de la propia provincia. Nos sirvió para poner en perspectiva la misión marista en nuestro entorno.

Utilizamos una metodología combinada para integrar los aportes de Costa Rica, El Salvador, Guatemala y Puerto Rico. En El Salvador trabajaron los elementos comunes encontrados en los aportes de los grupos. Se logró consensuar un mensaje común, algunas propuestas de reflexión y recoger el espíritu en el que se había vivido todo el proceso. En Guatemala, unimos todo el trabajo previo para analizar el documento-base del mensaje, pulirlo y enriquecerlo. También, se elaboraron propuestas tanto para la Asamblea como, de manera más inmediata, para nuestra propia provincia y la misión que desarrollamos.

Es importante subrayar, en este momento, las actitudes que primaron en la fase local y provincial: la acogida, la apertura, el deseo de buscar lo mejor y la fidelidad al espíritu de Champagnat. Las reuniones y los encuentros nacionales resultaron experiencias de fraternidad y alegría.

Los aportes y las reflexiones sobre la vivencia de la fase local y provincial (nacional) muestran novedad, el despertar de positivas inquietudes, una visión más amplia, mayor compromiso y mucha ilusión.

VOLVER

El catequista ha permanecido cincuenta años ...

SIGUIENTE

Iniciará su actividad a partir del 1 de ener...