11 de noviembre de 2011 ESPAñA

Provincia Mediterránea

Los días 22 y 23 de octubre de 2011, en Castilleja de la Cuesta (Sevilla), se ha celebrado el III Encuentro de Animadores Vocacionales locales de nuestra provincia marista Mediterránea. Llevaba por título “El  Guerrero del Dragón”.

Los objetivos que se buscaban eran: fortalecer la figura del animador vocacional local; avanzar juntos en la pastoral vocacional marista que queremos impulsar; conocer las herramientas que tenemos para impulsar la pastoral vocacional marista local y provincialmente; motivar y clarificar el rol del animador vocacional local.

En todo momento se ha trabajado para conseguir los objetivos, anteriormente detallados. Los participantes han visto que verdaderamente el servicio de la animación vocacional local es un servicio muy necesario para que el trabajo vocacional siga siendo una realidad. Además son conscientes de que hay que caminar para consolidar las acciones que ya realizamos dentro de la “Cultura Vocacional” y dar un salto hacia un crecimiento de la pastoral vocacional de grupos. De esta manera se consolidará una pastoral vocacional específica. Han destacado que la figura del animador vocacional está llamada a ser el garante de la pastoral local junto con los orientadores y delegados y sus respectivos equipos.  También juegan un papel importante en el trabajo vocacional de cada obra marista, según “la nueva pastoral vocacional marista” impulsada desde el último Capítulo general.

Se ha llegado a la conclusión de que es ineludible reflejar las funciones del animador vocacional dentro del Manual de Funciones, y proporcionarle tiempo de trabajo para la mejor realización a este servicio. Los asistentes al encuentro repasaron también todas las actividades que están realizando dentro de la cultura vocacional y la pastoral vocacional en el Itinerario de Educación en la Fe de los Grupos de Vida Cristiana y de la pastoral vocacional específica.

Durante el encuentro ha reinado un ambiente de trabajo, de alegría y de buen humor, patente incluso en los momentos de oración. En el último encuentro de oración del domingo se entregó a los participantes un cinturón de Kung Fu como signo de la preparación que han de tener para “afrontar” esta apasionante tarea de la animación vocacional. Hemos recibido una llamada a ser “EVOCADORES” de la vocación cristiana y marista, desde la paz que nos da el sabernos “El Guerrero del Dragón”, aunque nos acabemos de apuntar ahora a la animación vocacional.

La animación vocacional: TODO UN VIAJE, TODA UNA AVENTURA.

_______________
Equipo Provincial de Animación Vocacional

VOLVER

A todas las dióceses del mundo...

SIGUIENTE

Proyecto de Protección de la Infancia...