13 de marzo de 2008 CASA GENERAL

Proyecto de la Red de Universidades maristas

En el ?I Encuentro de representantes de instituciones maristas de educación terciaria?, celebrado en Curitiba (Brasil) del 5 a 8 de noviembre de 2004, el hermano John McMahon, en nombre del Equipo de misión para Oceanía, presentó la propuesta de la creación de un Instituto Internacional de Educación Marista, con la finalidad de formar Master y Doctores en educación y liderazgo marista así como para favorecer la investigación en esos campos y su posterior difusión a todo el Instituto.
La Comisión de Misión del Consejo general asumió la coordinación de un grupo de representantes de las Universidades maristas para estudiar tal posibilidad, siempre en contacto con el citado Equipo de Oceanía.
Durante el ?II Encuentro de representantes de instituciones maristas de educación terciaria? celebrado en Guadalajara (México) del 9 al 12 de noviembre de 2006, los hermanos Michael Green y Emili Turú presentaron el documento ?Proyecto para contribuir a la formación en espiritualidad y misión maristas a nivel internacional?, preparado por el grupo de representantes anteriormente citado.

Líneas definitorias del proyecto
El camino marista es un don precioso para la Iglesia y su misión, que ha constituido un medio verdaderamente efectivo de evangelización y educación durante casi doscientos años. El reto del momento presente es cómo formar y apoyar a los que pueden ser auténticos líderes, animadores y educadores maristas. El contexto por el que transita hoy el camino marista es inédito y se caracteriza por la internacionalización de las estructuras económicas, el paulatino reemplazo de las concepciones políticas nacionalistas por otras de carácter internacional y la tendencia a la homogenización de las culturas enmarcándolas en la lógica global del mercado con una consecuente radicalización de la secularización. Las maneras de hacerlo serán diferentes de las del pasado, porque los que se sienten atraídos hacia el camino marista son tanto mujeres como hombres, laicos como religiosos, adultos como jóvenes.
Actualmente existen programas de formación marista que ya se están ofreciendo a nivel local o provincial, pero se comprueba la existencia de nuevas necesidades que difícilmente podrían afrontarse, de no hacerse a nivel global de todo el Instituto. Hay una necesidad evidente de que los que se comprometen en la misión del Instituto, especialmente los que ocupan puestos de liderazgo dirigiendo nuestras escuelas, universidades y otras obras maristas, deben sentirse algo más que cómodos con el camino marista: tiene que apropiarse de él para poder articularlo, escribir y hablar de él y estar seguros de que lo inculturan en los demás y en su sociedad. No sólo los líderes de los proyectos maristas, sino también los hermanos y laicos, que trabajan a otros niveles en las instituciones maristas, así como los hermanos que están en formación, necesitan acceder a programas de buena calidad sobre espiritualidad y misión marista.

Compartir los recursos en un Instituto internacional
Estas necesidades, que se acaban de enumerar, se dan en todas las unidades administrativas del Instituto, pero no todas ellas tienen la capacidad de proporcionar los recursos humanos o materiales que se requieren para darles una respuesta adecuada. Por eso se ve muy útil ofrecer una solución a escala internacional mediante el desarrollo y la implementación de programas, cursos y acreditaciones en espiritualidad y misión marista respaldados por instituciones universitarias
En muchos países, los profesionales buscan cursos y programas, adaptados a su situación o a su trabajo, en los que puedan inscribirse durante su tiempo sabático, o que les sirvan para cumplir los requisitos de la acreditación de su formación continua. Por ejemplo, hay países donde los profesores deben completar una cierta cantidad de estudios aprobados cada año para mantener su licencia docente. En otros lugares es costumbre asignar a los directores un espacio de formación cada cierto tiempo, y ellos deben encontrar la mejor manera de usar ese tiempo. Otras veces nos encontramos con profesores que quieren incrementar sus titulaciones emprendiendo estudios de post-grado, masters o programas de doctorado. Si hubiera opciones maristas para que estas personas pudiera seguirlas en cursillos de verano, estudios on-line, programas intensivos en régimen de internado acreditados con diplomas y grados universitarios, entonces se daría respuesta a dos necesidades: los educadores maristas podrían estudiar temas maristas, y al mismo tiempo se verían satisfechas sus propias necesidades profesionales.

Promover la investigación y su difusión
Por otro lado, también hace falta promover la investigación continua, estudios y ensayos sobre espiritualidad y misión marista de manera que el espíritu de Champagnat continúe siendo significativo para el hombre de hoy, su cultura y sus problemas. Para hacer esto de manera verdaderamente efectiva, sería bueno tener un grupo internacional de estudiosos maristas que estén en contacto entre ellos, que puedan brindarse apoyo mutuo, que puedan generar formas nuevas y atractivas de expresar y presentar la espiritualidad y misión marista.
En la actualidad ya existen buenos programas en los niveles local y provincial en bastantes partes del Instituto para la formación de los formadores, pero no todas las unidades administrativas disponen de los recursos necesarios para ofrecer ese tipo de programas, especialmente por la falta de personas preparadas. De ahí la urgencia de preparar personas que puedan convertirse en ?difusores? en sus propios lugares de origen, promoviendo programas de calidad a nivel local y provincial. En el proyecto que se ha presentado se usa la palabra ?formador? en su sentido más amplio, no tan sólo en el tradicional de ?formador de hermanos maristas?.

Promocionar el sentido de pertenencia a una institución internacional
Existe en el Instituto un elevado nivel de adhesión institucional: normalmente hermanos y laicos se sienten orgullosos de pertenecer a una institución como la nuestra, con una misión actual y clara, y una espiritualidad mariana, cercana a la vida de las personas. Con todo, hemos sido un Instituto internacional durante más de un siglo, pero no siempre hemos actuado como tal. En la época de la globalización, sentimos la necesidad de aprovechar los recursos que han aparecido en esta época y ponerlos al servicio de la misión.

Coordinación desde la Administración general
Las necesidades hasta ahora señaladas son de alcance general: afectan a todo el Instituto, en mayor o menor grado. Por tanto, sería importante la intervención de la Administración general tanto para facilitar la coordinación de las iniciativas como para difundirlas. Por otra parte, un ofrecimiento proveniente de la Administración general tiene un añadido de credibilidad, lo que supone un aspecto importante al tratarse de nuevas iniciativas.
La respuesta a todas estas necesidades detectadas se puede dar desde diversas instancias. La propuesta contempla la posibilidad de ofrecer una acción coordinada de las instituciones maristas de educación terciaria.
La motivación de la propuesta se estudió en pequeños grupos de trabajo y tras la puesta en común de las observaciones elaboradas durante la reflexión, la iniciativa fue aprobada por aclamación.
Para que la propuesta fuera eficiente se consideró necesario obtener una aprobación formal del proyecto por parte del Consejo general, dado que se trataba de una propuesta en beneficio del conjunto de la Congregación. El Consejo general, una vez conocido el proyecto, aceptó la propuesta de nombrar una Comisión y decidió pedir la colaboración de las siguientes Instituciones: Universidad de Curitiba; Universidad de Porto Alegre; el conjunto de Instituciones universitarias de Filipinas; la Red de Universidades de México; la Escuela Universitaria de Alcalá de Henares. Cada una de ellas debía aportar a la Comisión una persona capacitada para el trabajo. Al mismo tiempo se le encomendó a los miembros de la Comisión de Misión del Consejo general la convocatoria y coordinación de los trabajos de este grupo de cinco personas. El grupo quedó constituido por los hermanos Emili Turú, Juan M. Anaya, Juan R. Alegre (Alcalá) y Evilazio Texeira (Porto Alegre), y los señores D. Ricardo Tescarolo (Curitiba) y D. Jaime Nieto (Querétaro). Las Universidades de Filipinas no pudieron aportar ninguna persona debido a diferentes problemas de salud. El grupo ha mantenido dos reuniones: Porto Alegre (Brasil), del 24 al 28 de agosto de 2007 y Roma (Italia), del 17 al 19 de febrero de 2008, así como una intensa comunicación a través de Internet.

?Experto universitario en Misión, visión y principios educativos maristas?.
La propuesta que se ha elaborado consiste en la creación de un título de post-grado (el aspirante debe tener ya una licenciatura, maestría o doctorado), otorgado por las Universidades interesadas, llamado ?Experto universitario en misión, visión y principios educativos maristas?. Con este grado universitario se pretende que el alumno adquiera los correspondientes conocimientos y la capacitación adecuados y desarrolle las competencias necesarias para poderlas aplicar, en ámbitos de la docencia y la investigación, con cualidad profesional y capacidad de adaptarse creativamente a los continuos cambios.
Los propósitos específicos que se pretende alcanzar con este título son: formar educadores en la espiritualidad marista que fluye de Marcelino Champagnat, como medio para sustentar el cumplimiento de la misión educativa asumida por el Instituto marista; promover el conocimiento de los principios pedagógicos maristas a través de estudios de profundización sobre el ideario, los principios educativos y el estilo marista de ser y educar, buscando su adecuación a los retos y exigencias que plantea el siglo XXI; impulsar el compromiso de los educadores maristas para vivir su vocación cristiana y promover en los centros educativos la constitución de verdaderas comunidades y, finalmente, compartir las propias experiencias con vistas a fomentar el sentido de pertenencia a una institución internacional.
Para obtener el título hará falta cursar 10 créditos ETCS (300 horas) de contenidos teórico-prácticos, realizar un proyecto final escrito (3 créditos) y asistir a un curso presencial (3 créditos).
Tanto los contenidos teórico-prácticos como la realización del proyecto final serán compatibles con la actividad profesional, ya que se impartirán y evaluarán virtualmente, usando plataformas de Internet y formatos multimedia. Se priorizará el uso de recursos y documentación digital.
El alumno deberá completar su formación con una estancia de 2 semanas (80 horas, equivalente a 3 créditos) en L?Hermitage, en un contexto internacional y multilingüe.
Los alumnos han de poder comprender textos escritos al menos en dos de las siguientes lenguas: francés, inglés, español, portugués y disponer de unos conocimientos mínimos acerca del uso del ordenador y la navegación por la red.
El proyecto será presentado al Consejo general en junio 2008 para las correcciones oportunas y la eventual aprobación y al ?III Encuentro de representantes de instituciones maristas de educación terciaria? en Salamanca (noviembre 2008). Se espera completar todos los detalles técnicos y de desarrollo, así como firmar los correspondientes convenios con las Universidades, durante el curso 2009, de modo que pueda iniciar a impartirse en enero de 2010.

VOLVER

Recordando la misión y el carisma...

SIGUIENTE

1000 buenas noticias maristas...