20 de febrero de 2021 LíBANO

Proyecto Fratelli y Manos Unidas, juntos para luchar contra el hambre en el mundo

“Más de 250 mil niños no van a la escuela – en El Líbano. Estoy convencido que la educación salva vidas, cura heridas y es garantía para un futuro mejor y en paz”, ha dicho el H. Miguel Cubeles, miembro del Proyecto Fratelli, al hablar sobre la situación de los niños y jóvenes refugiados en el país, en un video publicado por Manos Unidas.

Refiriéndose al tipo de ayuda que el Proyecto Fratelli ofrece a las personas, el H. Miquel recuerda que muchos de estos refugiados no disponen de derechos básicos como la vivienda o la educación. “La guerra continúa en Siria, y al mismo tiempo, El Líbano están viviendo una crisis política, social y económica, y como en los otros países, también vive la crisis sanitaria provocada por la covid-19”.  

“Proyecto Fratelli, con la ayuda de Manos Unidas y otras organizaciones está comprometida en garantizar, a través de programas socioeducativos, la promoción, protección y defensa de los niños y jóvenes”, ha expresado el H. Miquel (Provincia L’Hermitage).

Lucha contra la pobreza, el hambre y la desigualdad

El Proyecto Fratelli y Manos Unidas siguen juntos para ayudar a los más necesitados y luchar contra la pobreza. Este año, el tema central de la campaña de Manos Unidas es «Sensibilizar a la sociedad en la lucha contra la pobreza, el hambre y la desigualdad y sobre todo en las causas que las producen y las estructuras injustas que las perpetúan». 

Según los datos recogidos por Manos Unidas, más de 2.000 millones de personas no disponen de alimentación suficiente, 3.000 millones viven bajo el umbral de la pobreza, sin agua potable ni corriente eléctrica. Y 6.000 millones de personas no disponen de la cobertura sanitaria necesaria. Para Manos Unidas, «la grave situación que estamos viviendo nos obliga a reforzar nuestro compromiso, ya que el hambre en el mundo no es más que un reflejo de la desigualdad que existe».


Proyecto Fratelli

El Proyecto Fratelli, en el Líbano, es una iniciativa de los Hermanos Maristas y de La Salle, que acoge y da atención psicosocial a niños y jóvenes refugiados, sobre todo sirios. El país acoge actualmente a casi 1,5 millones de refugiados.

VOLVER

20 de febrero - Día Mundial de la Justicia S...

SIGUIENTE

Cuaresma: Al igual que Marcelino, seamos tale...