28 de junio de 2013 EL SALVADOR

Reseña histórica de la presencia Marista en Santa Ana (1938-2013)

El domingo día 9 de junio tuvo lugar la celebración de los 75 años del colegio San Luis, en la ciudad de Santa Ana (El Salvador). El acto comenzó con una Eucaristía de "acción de gracias" por estos 75 años y por la labor que han desempeñado tantos Hermanos y profesores en beneficio de la familia santaneca. Terminada la Eucaristía recordamos la historia del Liceo San Luis con un pequeño acto cultural, en el que los hermanos Severiano, Eustasio Martínez, Feliciano Arroyo y Juan Antonio Sandoval expresaron su experiencia satisfactoria durante los años que vivieron aquí como directores, los tres primeros y como alumno, Juan Antonio. También nos animaron con su cálida palabra el H. Provincial y el Sr. Alcalde de Santa Ana.

A todos los asistentes se les obsequió una sabrosa refacción preparada por el equipo de Directiva Central y con un almuerzo a los Hermanos, Profesores, Empleados y Directiva de Padres.

Toda esta programación sirvió no solamente para alegrarse de los 75 años del Liceo San Luis, sino, y sobre todo para valorar el objetivo de la presencia marista en Santa Ana que siempre ha sido educar con el Carisma de San Marcelino.

ETAPA PRE-MARISTA e INICIOS MARISTAS

La fundación del Colegio data del 1916, realizada por Monseñor Santiago Ricardo Vilanova, obispo de Santa Ana y fungió como primer director, el Padre Leopoldo Núñez. Se inició en la calle Matías Delgado donde hoy se encuentra el Seminario Diocesano.

En 1922 el Obispo contactó con el H. León Lacombe, de Colombia, para que vinieran Hermanos a Santa Ana, pero no fue sino hasta el 2 de enero de 1938 que los Hermanos Maristas asumen la dirección del Liceo San Luis. El H. Anacleto Court, es nombrado primer director marista.

Los primeros tiempos fueron difíciles para el colegio. Hubo gente de la ciudad con mucha incomprensión, suspicacia, desconfianza, con manifestaciones en reuniones, periódicos y hasta con violencia.

Hermanos, Profesores, Alumnos y Padres de Familia, tuvieron la valentía de unirse para cualificar y echar a andar la educación y pedagogía maristas. Se comenzó con 23 alumnos, pero el estilo de educación que se promovió, alcanzó notable éxito en los “Exámenes oficiales” y el curso terminó con 70 alumnos.

Pronto los Hermanos se animaron también a participar en campeonatos de básquet y el colegio fue subcampeón ya al principio. En el 5º año de la etapa marista, ya había 190 alumnos y quedaron en el tercer lugar en los exámenes oficiales que había entonces para el Bachillerato.

Después de estabilizado el trabajo educativo del Liceo San Luis, y haber producido como consecuencia su normal expansión, el H. Teodosio Calvo, como director comienza a hacer gestiones de compra del terreno que actualmente ocupamos. Se componía de lotes colindantes que se consiguieron hasta completar las cuatro manzanas que actualmente constituyen el predio del colegio.

EL ACTUAL EDIFICIO

Por los años 1963, siendo director, el H. Rafael García Ortigosa, se construye el edificio actual con sus ventajas pedagógicas. Y en el 1966 se realiza el traslado del viejo San Luis de la calle Matías Delgado al de la colonia San Luis, en la calle José de Jesús Felipe Moraga. La capilla, el parqueo y el engramado de las canchas, se realiza después del traslado.

Por los años 1970-1974, siendo director el H. Eustasio, se montó la Biblioteca, el Laboratorio de Idiomas y se establece el colegio mixto, que fue el primer sistema co-educativo de los centros Maristas de Centro América.

Describiríamos al nuevo Liceo San Luis como una obra que ocupa los lugares físicos más altos de la ciudad con un clima agradable y con vista panorámica de la ciudad. La capilla da cabida a 500 personas cómodamente sentadas para las eucaristías y otras actividades religiosas. En el 1999 se celebró en todo el Instituto Marista la canonización de San Marcelino Champagnat y se consiguió la estatua que está en la capilla siendo director el H. Feliciano Arroyo.

En lo deportivo, se cuenta desde el principio con canchas de futbol y básquet para una participación amplia en el deporte.

Por los años 2000, se vio la necesidad de ampliar las instalaciones para niños pequeños, de Preparatoria y Kinder. Actualmente alberga a 156 niños que inician su etapa escolar en estas modernas y funcionales instalaciones. También una cancha techada que se convirtió en el 2006 en lo que hoy es un gimnasio multiuso. Estas obras fueron impulsadas por el H. Ricardo Herrero durante los años 2005 al 2008, que él estuvo de director.

En la historia marista actual, con el H. Severiano, tendríamos que mencionar la sala de cómputo para los niños del Kínder y Prepa y otra sala para proyecciones de los mismos niños. Para el 2017 se tiene proyectado completar la necesaria construcción adicional de algunas clases y salones.

H. Tomas Arroyo

VOLVER

¡Una experiencia que da vida!...

SIGUIENTE

?Acercándose a brasas ardientes?...