26 de marzo de 2008 AUSTRALIA

Servicio en apoyo de la misión del Provincial y su Consejo

Los Secretarios de las unidades administrativas de Asia-Pacífico se reunieron en Sydney con el Secretario general, H. Jean Ronzon, del 10 al 13 de marzo. El objetivo era conocer el Manual de Secretarios provinciales y el Vademécum revisado. A la reunión acudieron, aparte del Secretario general, Gelyn Ninofranco (Asia del Este); Bryan Davis, fms (Melanesia); Justin Guthrie, fms (Melbourne); Patrick Bignell, fms (Nueva Zelanda); Kande Sudarshana (Asia del Sur); y Anthony Robinson, fms (Sydney).

Por primera vez, el Instituto ha definido el papel del secretario provincial y lo ha especificado en el antedicho Manual. Fue agradable trabajar en equipo con los demás, compartir las experiencias, y repasar los detalles con el Secretario general.

Hubo una gran armonía dentro del grupo, y todos salimos de allí con nuevas energías para seguir ofreciendo nuestros servicios. Hemos formado una red que nos ayudará a comunicarnos en el futuro. Los frutos del encuentro se notarán en el cuidado de la documentación y en la mejoras de los procedimientos en nuestra región.

Por otro lado, aprovechamos la ocasión y dirigimos una carta a nuestros Provinciales. He aquí algunas de sus líneas:

En estos momentos, los Secretarios provinciales están trabajando de manera diversa según los lugares respectivos. Por eso agradecemos que se nos haya dado una visión específica de nuestra función.
Hemos podido tomar con ciencia de la dimensión apostólica de nuestro papel, superando la idea de que ?se trata solamente de una tarea?. Hemos advertido la importancia que tiene este servicio en apoyo de la misión del Provincial y su Consejo. Ésta es una labor que hacemos complacidos, liberando a los miembros del Consejo para el desempeño de sus misiones.
Gracias por todo lo que realizáis. Estad seguros de nuestro apoyo mientras seguís animando la misión marista en vuestras unidades administrativas.

Nuestro agradecimiento también al Consejo general por esta iniciativa.

VOLVER

Mensaje de Pascua 2008...

SIGUIENTE

Mística, teología y ascesis...