27 de diciembre de 2005 CASA GENERAL

Si decimos «sí» aceptamos la invitación a tomar parte en esa aventura llamada historia de la salvación

Hno. Seán Sammon, Superior general

Las fiestas de la Anunciación y el Nacimiento de Jesús están puestas como dos marcadores de página colocados exactamente a una distancia de nueve meses, a lo largo de los cuales se sucede una serie de hechos, algunos conocidos y otros definitivamente perdidos para la historia. Por una parte, tenemos el relato de la visita de un ángel llamado Gabriel a una joven cuyo nombre era María. Por la otra, están los acontecimientos que vamos a realzar esta noche: el nacimiento de Jesús, en circunstancias humildes y lejos de casa. ¿Cuál es el sentido que damos a estas narraciones extraordinarias de ángeles, nacimientos virginales, pastores, sabios orientales, y en el centro de la escena una mujer joven judía y un niño recién nacido?
El relato de la Anunciación que trae Lucas nos ofrece el ejemplo poderoso del ?sí? que da una doncella a la invitación que le viene de parte de Dios. Nos dicen que María llevaba una vida oscura y sencilla en la aldea de Nazaret. Y allí es donde se dirige el ángel. Aunque los dos están asustados, la mirada de Gabriel se encuentra con la de María cuando él comienza a entonar su canto.

La interpretación que suele hacerse del texto de Lucas nos lleva a considerar la respuesta de María como un paradigma de humildad, sacrificio y sumisión a la voluntad de Dios; es la obediencia entendida como plena aceptación. Pero esa visión no se corresponde con la fuerza de esa mujer que habló con tanta claridad a su hijo en Caná, que permaneció con entereza al pie de la cruz, y fue una fuente de consuelo para los apóstoles en Pentecostés. Cabría preguntarse cómo pudo ser que aquella muchacha tímida y retirada, de la que habla el evangelista, llegara a convertirse en el modelo de lo que significa ser Iglesia, primera discípula, ejemplo de vida cristiana por excelencia.
Sí, podemos ver en este relato y en el de Navidad dos claros ejemplos de obediencia al deseo de Dios, pero entonces es mejor que contemos la historia como es debido. Porque la respuesta dada al mensaje que traía Gabriel fue una decisión libre y radical por parte de una mujer joven que no temía arriesgar su vida en una aventura mesiánica. Ella dio una respuesta de discípula, no de sierva.

VOLVER

Los maristas del mundo entero han colaborado ...

SIGUIENTE

En la verdad, la paz...