20 de junio de 2005 CASA GENERAL

Un pequeño joyero lleno de recuerdos

Durante estos últimos años, se han venido realizando importantes trabajos de reforma en la Casa General de Roma. Testigos de ello son los Hermanos que, cada vez más numerosos, pasan algún tiempo en la casa que es la sede del Consejo General, para participar en reuniones, asistir a cursos o sencillamente para visitar la ciudad de Roma tan rica en historia. El único espacio que todavía no había sufrido reformas era precisamente la capilla ?de los Superiores?, así llamada porque era el Consejo General el que la utilizaba casi exclusivamente. Y así, en enero de 2002, nació la idea de transformar la capilla que databa del 1961, para que respondiera mejor a las exigencias y a la sensibilidad de hoy.
El Consejo General confió al Hermano Ildefonso García de Longoria, (Provincia de Compostela), la elaboración del proyecto de reforma y, antes de que se iniciaran los trabajos, el Consejo buscó la generosidad de posibles benefactores. Y, aunque el proyecto se realizó bastante rápidamente, hubo que esperar más tiempo para contar con donantes. El 6 de junio de 2005, en una ceremonia sencilla y en familia, quedó inaugurada oficialmente la nueva Capilla San Marcelino Champagnat.

Gracias a las fotos y al texto explicativo redactado por el Hermano Ildefonso, se saca la conclusión de que algunos objetos inestimables como el altar, la estatua de la Buena Madre, la reliquia, el cuadro del Padre Champagnat y las vidrieras, han encontrado una armonía y una belleza que antes no tenían.
Sabemos que el Padre Champagnat podía rezar tanto en los bosques del Hermitage como en las ruidosas calles de París; pero en nuestros días, disponer de un espacio adonde podamos ir regularmente para sacar el agua viva, más que una opción se ha vuelto una necesidad.

Álbum fotográfico | Leer más

VOLVER

¿Qué me pide Dios? ¿Qué nos pide Dios?...

SIGUIENTE

Tiempo de oportunidad, tiempo de esperanza...