12 de septiembre de 2006 BRASIL

Un sueño posible

Del 25 al 30 de agosto, en Mendes (Río de Janeiro), estuvieron reunidos 22 representantes, entre hermanos y laicos, de todas las provincias de las Américas (excepto Canadá, que tuvo problemas para asistir) para el ?Encuentro Continental de Pastoral juvenil marista?. Esta importante reunión, en continuidad con otras tenidas en años anteriores, estaba convocada en esta ocasión por el Equipo de Misión de América, dependiente de la Comisión de Misión del Consejo General. De la Administración General participaron los hermanos Emili Turú, Juan Miguel Anaya y Ernesto Sánchez.
Al final del encuentro los participantes elaboraron una carta abierta, que reproducimos a continuación:

Mendes, Br. 29 de agosto de 2006
?Vamos al encuentro de los jóvenes ahí donde están? C.83

Estimados Hermanos, Laicos (as) animadores de Pastoral juvenil marista de las américas.
El deseo de responder a las llamadas de los jóvenes de nuestro tiempo hace arder nuestro corazón y alimenta el sueño en la construcción de la civilización del amor. Movidos por este espíritu que nos ha acompañado a lo largo de los procesos de reflexión y análisis de la Pastoral juvenil de las américas, nos reunimos para compartir la realidad juvenil de nuestras Provincias, y ver la posibilidad de la creación de una estructura de animación y organización de la Pastoral juvenil marista de las américas.
Iniciamos nuestro encuentro con un amplio momento para compartir los trabajos de la Pastoral juvenil de nuestras Provincias a partir de los aciertos, errores y vacíos que hemos percibido en el camino.
Contamos con la presencia del Padre Hilario Dick sj, estudioso y apasionado del mundo juvenil, quien iluminó nuestro encuentro con una reflexión sobre la realidad, los desafíos, los nuevos proyectos y movimientos de la juventud en la América Latina. El gran cuestionamiento que surgió en ese momento, y que nos acompañó durante el encuentro, fue el papel de los maristas en la formación de los jóvenes de las américas.
Desde el trabajo colectivo detectamos las necesidades comunes y las agrupamos en cinco desafíos que nos impulsan a una mayor vitalidad en la pastoral juvenil. Constatamos la importancia de garantizar la animación y el acompañamiento de los procesos de pastoral juvenil en nuestras Provincias de manera efectiva, con personas y recursos, y en conjunto con la pastoral vocacional. Percibimos la necesidad de insertarnos cada vez más en espacios eclesiales y sociales. Por último, propusimos la constitución de una subcomisión de la Comisión de misión para las américas, que favorezca la organización y articulación de nuestra acción pastoral.
Ha sido muy valiosa la experiencia del encuentro fraterno, la disposición de corazón para compartir la diversidad cultural en diferentes lenguas, la vivencia de fe en los momentos de oración, la alegría de un carisma en común y el deseo sincero de contribuir en la formación de la juventud. Todos estos elementos dieron matiz para que este sueño sea posible.
Agradecemos la confianza por la oportunidad de participar en este momento tan valioso e importante para los Maristas de América.
Que María y Champagnat continúen bendiciendo nuestra misión de evangelización de los jóvenes.
Con un corazón y una misión
Hermanos y Laicos participantes en el encuentro

VOLVER

La salud de algunos hermanos adelanta acontec...

SIGUIENTE

¿Acaso no ardían nuestros corazones cuando ...