27 de septiembre de 2005 SRI LANKA

Un tiempo para interiorizar con calma lo vivido

Obsequio de Nuestra Se√Īora de la Merced
Hoy la crónica abarca todo el fin de semana en la vida de la Conferencia.
Este s√°bado, el hermano Xavier Barcel√≥, Provincial del Hermitage ha cumplido a√Īos. Fue un regalo de Dios para sus padres y para √©l mismo. Aquel ni√Īo, que con los a√Īos ser√≠a marista, nac√≠a el d√≠a de Nuestra Se√Īora de la Merced. Y la Buena Madre sigue cuidando de √©l con predilecci√≥n. Lo que significa que, a la vez, tambi√©n cuida de nosotros. Esta comunidad que formamos los miembros de la Conferencia General durante este mes, se ha unido en el agradecimiento a Dios y a Mar√≠a por el don de la persona del hermano Xavier. Y al terminar la oraci√≥n de la ma√Īana todos le hemos felicitado cordialmente dese√°ndole que Dios le siga concediendo gracia y fuerza para servir a los hermanos con alegr√≠a.
<296.jpg alt=Sri Lanka ? 24.09.2005 hspace=5 vspace=5 align=right>El d√≠a de hoy es un tiempo para poder asimilar con calma e interiorizar todo cuanto se ha o√≠do y vivido a lo largo de los d√≠as en la Conferencia. En la misa y en la oraci√≥n mariana se les ha entregado a los hermanos una cartulina en forma de coraz√≥n y se les ha invitado a escribir una palabra, una frase que recuerde lo que esta experiencia vivida nos invita a llevar a nuestras vidas, a nuestras comunidades, a nuestras provincias. Y este s√≠mbolo o pensamiento se ha depositado a los pies de Mar√≠a. Con este coraz√≥n queremos recordar la alianza del Se√Īor con nosotros y nuestra respuesta a esa alianza. Y a ello a√Īadimos las llamadas que hemos sentido juntos en el espacio de estas semanas. Cinco hermanos, uno por cada continente, comparten en voz alta su acci√≥n de gracias. En el momento en que cada uno de los cinco deposita a los pies de Mar√≠a la cartulina en forma de coraz√≥n, todos los que son del mismo continente le acompa√Īan en la ofrenda. Con este gesto se da comienzo a un tiempo de reflexi√≥n que va a durar toda la jornada. Todos han agradecido este respiro. Tambi√©n el cronista.

La tarea de síntesis del cronista
Poner en orden todo lo que hemos recibido y vivido durante la Conferencia. √Čsa es la tarea que me corresponde para el d√≠a de hoy. Tengo que empezar por actualizar mis conocimientos de la geograf√≠a marista. Nos hemos reunido sesenta hermanos, cada uno con su respectivo lugar de origen. Lo primero que hay que hacer es reconstruir el mapamundi del Instituto, porque el que aprendimos de jovencitos en nuestro noviciado ya no sirve. La reestructuraci√≥n cambi√≥ las l√≠neas lim√≠trofes. Las Provincias ya no coinciden con pa√≠ses. Veintis√©is Provincias y cinco Distritos se reparten setenta y siete pa√≠ses. ¬°Qu√© interesante o√≠rle a alg√ļn Provincial decir que su Provincia abarca m√°s de cuatro millones de kil√≥metros cuadrados! Eso le debe sugerir pensamientos humildes al verse como un hermano peque√Īo para tanta familia. El fuego de la vitalidad le debe quemar por dentro. ¬ŅSe han preguntado cu√°ntas di√≥cesis, de aquellas con las que so√Īaba Champagnat, se podr√≠an organizar con las personas que viven en esa enorme extensi√≥n de tierras?

O sea que la geografía es una asignatura que hay que repasar y poner al día. Lo malo de esta tarea es que también han cambiado los conceptos geográficos que servían de referencia. Antes hablábamos de Provincias por países o por lenguas. E inmediatamente elaborábamos los mapas de la Congregación para situar cada comunidad o cada casa. Hoy la geografía mundial se formula con nuevos conceptos. Continentes y océanos se reagrupan por zonas y regiones. Se usa la geometría para delimitar ?arcos? y ?conos?. Nuevos contextos para remar mar adentro y animar las Unidades Administrativas. Y la carta de navegación, aunque ahora tenga que ser en aeronaves de la KLM o la Royal Jordanian, es para algunos Provinciales parte imprescindible de su equipaje. Hay que ir preparando ya los lápices de colores para cuando se empiece a desplazar un centenar de hermanos hacia Asia.
En esta nueva geografía otro elemento emerge con fuerza: los idiomas. Cuatro son oficiales en el Instituto, pero hay Provinciales que en su unidad reestructurada se encuentran con ocho o diez lenguas distintas. Lo de aprender idiomas ya no es un hobby, se ha convertido en una ineludible necesidad.

La geografía del corazón
√Čsa es la geograf√≠a f√≠sica. Luego viene la geograf√≠a afectiva. ¬ŅD√≥nde sit√ļo a <296a.jpg alt=Sri Lanka ? 24.09.2005 >un hermano en el nuevo mapa? ¬ŅD√≥nde tengo a un hermano que ahora pertenece a la misma Provincia que yo? Rostros, etnias, apellidos, lenguas, cargos o responsabilidades. Poner todo en su sitio, con sus correos electr√≥nicos, sus direcciones y tel√©fonos… Poder situar a cada uno en la agenda y en el mapa de la fraternidad. Y que cada uno ocupe un lugar de privilegio en el coraz√≥n. ¬°Qu√© bien me va a venir este tiempo de reflexi√≥n! Otros lo podr√°n dedicar a otras cosas, porque todo esto se lo aprendieron en el 20¬ļ Cap√≠tulo General, o fueron los que lo mandaron a la imprenta.

La misión ?ad gentes?
Hay que ordenar los papeles. Pero sobre todo las ideas. La eclesiología expuesta los primeros días, vista desde la realidad de Asia, es un mosaico con piezas colocadas desde nuevas perspectivas. Culturas que caminan hacia un mismo credo. Un credo en el que el hombre se sienta humanizado por las religiones. Pero ha de ser sopesado con ponderación.
Ser creyente en Asia y ser cat√≥lico entre creyentes es encontrarse en minor√≠a, aqu√≠ y en otros lugares. A pesar de ello, el Instituto env√≠a con fuerza su propuesta de desplazar un n√ļmero significativo de hermanos en misi√≥n ?ad gentes.? La Iglesia que peregrina en Asia tiene conciencia de su peque√Īez. La nueva geograf√≠a del Instituto hace que cada hermano se pierda en ese inmenso campo como una peque√Īa e insignificante semilla. Pero la fuerza no es √©l, sino la fuerza que hay en √©l. Se√°n nos habla de un fuego que abrasa y apasiona.
La misi√≥n ?ad gentes?, y la Asamblea Internacional de Misi√≥n Marista me han ayudado a ir situando las ideas. La cuesti√≥n del Fondo de Solidaridad que pidi√≥ el Cap√≠tulo General tendr√° que bajar a las profundidades de la interiorizaci√≥n y entrar en las carpetas de la tarea. Lo mismo el concepto de laico. La pregunta ?¬Ņqui√©n es un seglar marista?? pide respuesta desde muchas instancias. Se percibe como un nuevo nacimiento. Entrar en el seno materno institucional donde se conciben los dones carism√°ticos e intuir los procesos de una nueva vida en el Esp√≠ritu est√° siendo una labor inacabada para los ?bi√≥logos? del esp√≠ritu.

La internacionalidad del instituto
Hace ya mucho tiempo que el Instituto comenz√≥ a ser internacional. El hermano Se√°n afirma que no siempre se ha puesto de manifiesto esa dimensi√≥n. Hoy llega hasta las puertas de la ONU. Los hermanos est√°n unidos en comuni√≥n a trav√©s de la presencia marista en 77 pa√≠ses. Pero han vivido lo que significa la internacionalidad en los √ļltimos a√Īos con la reestructuraci√≥n. Ayudarse mutuamente, dentro de la Provincia, pero de un pa√≠s a otro, o colaborando en proyectos interprovinciales, les ha hecho sentirse hermanos ante los nuevos retos. Las comunidades internacionales hoy no son la excepci√≥n, como hace algunos a√Īos. Ni son provisionales en su duraci√≥n, como las del segundo noviciado u otros √°mbitos formativos. Han proliferado y han tra√≠do un nuevo vigor para la fraternidad. Internacional por las presencias, por los idiomas, pero sobre todo porque hay un latido m√°s eclesial y evang√©lico. Compartir bienes, talentos, realizaciones y problemas a impulsos del amor. Amaos, nos dec√≠a Champagnat. Amaos en las asambleas de la Conferencia y tambi√©n en los pasillos.
Pongo punto final a mi plan de trabajo para hoy. Queda la oración comunitaria, preparada cada día en cuatro lenguas, llena de símbolos y <296b.jpg alt=Sri Lanka ? 24.09.2005 hspace=5 vspace=5 align=right>participación. Quedan las anécdotas con el personal del hotel al que le llama la atención que en este grupo no se sale de noche, se tienen las habitaciones ordenadas, no se fuma, nadie se emborracha, rezan con cantos muy bonitos, no se desperdicia comida y se desenvuelven con los idiomas muy fácilmente. Pero eso será tema para otro día, si Dios quiere.

Misa en el barrio de Duwa
El domingo hubo que madrugar para montar en el autob√ļs que trasladaba a los hermanos a un barrio de Negombo. El destino era Duwa, que significa isla. El nombre se corresponde con la realidad ya que todo el barrio est√° ubicado en una peque√Īa isla unida por un puente a los barrios vecinos. Los habitantes se dedican a la pesca. All√≠ todos son cat√≥licos. Acuden a la parroquia de Nuestra Se√Īora del Buen Camino. El p√°rroco, P. Kingsley Ivan, buen amigo de los maristas de Negombo, acept√≥ con gusto que los miembros de la Conferencia participasen con los feligreses en la misa dominical. La recepci√≥n fue informal, pero no faltaron pancartas de bienvenida. La concurrencia llen√≥ el templo. Nos contaron que el tsunami inund√≥ el barrio y la iglesia. Y que todos se ayudaron unos a otros. Los hermanos compartieron la eucarist√≠a y la conversaci√≥n abierta y sencilla con la gente. Y regresaron de nuevo a casa para continuar con sus tareas.

VOLVER

Los seglares: sin estar en la conferencia, mu...

SIGUIENTE

Programaci√≥n para los pr√≥ximos cuatro a√Īos...