14 de marzo de 2008 CASA GENERAL

Una comunidad integrada por ocho hermanos y cuatro laicos

Del 2 al 8 de marzo de 2008 se han reunido en Roma, en la Casa general, un grupo de personas invitadas a formar parte de la Comunidad de animación del Hermitage, una vez concluidas las tareas de remodelación, que se van a emprender en las construcciones. Este grupo de doce personas está integrado por ocho hermanos, cuatro de la Provincia de L?Hermitage: Benito Arbués (España), George Palandre (Francia), Dominique Pivert (Francia), Jean Pierre Destombes (Francia); cuatro procedentes de diversas Provincias del mundo marista: Allan De Castro (Filipinas), Diogène Musine (Rwanda), Miro Reckziegel (Brasil) y Neville Solomon (Australia), y cuatro laicos: Annie Girka (Francia) profesora en una de las escuelas de ?La Tutelle? marista y miembro del equipo de animación de fraternidades y de formación marista de laicos de la Provincia de L?Hermitage en Francia; Claudia Rojas (Colombia), hermana de dos hermanos maristas, odontóloga y miembro del equipo de animación de los laicos maristas de la Provincia Norandina y el matrimonio Ernesto y Norma Spagnoli (Argentina), quienes forman parte del equipo de animación de fraternidades de la Provincia Cruz del Sur.

Esta primera reunión ha servido para conocerse personalmente. Para ello han tenido reuniones donde se han compartido experiencias y sentimientos personales que han marcado la vida de cada uno y su vinculación con el carisma marista. En un segundo momento se ha procedido a descubrir la filosofía que anima el ?Proyecto Hermitage?. Para ello se ha hecho un repaso a los últimos 30 años de historia de la comunidad de N. S. del Hermitage, se ha presentado el proceso de reflexión que se ha realizado en torno del ?Proyecto Hermitage? hasta llegar al Plan Directivo final y se ha concluido con el estudio de la carta del hermano Seán, ?Reivindiquemos el espíritu del Hermitage? para tratar de comprender las implicaciones para la misión y la vida de esta comunidad. Y finalmente se ha analizado la misión que les espera, los roles que cada uno deberá desempeñar en la comunidad, y otros aspectos prácticos como contratos, acuerdos, protocolos o espacios comunitarios.

Este encuentro ha estado animado por los hermanos Luis García Sobrado (Vicario general), Josep Maria Soteras (España) y Albert André (Bélgica).

Los miembros de la futura comunidad son conscientes de las exigencias de una comunidad marista al servicio de la misión y de jóvenes y adultos en busca de espiritualidad. Se les va a pedir una actitud y la práctica de la acogida puesta al servicio de una tarea de formación en la espiritualidad marista. Por eso, la preparación de los miembros de la futura comunidad no ha hecho más que comenzar. El aprendizaje de lenguas, particularmente del francés, una sesión de ?patrimonio? y otra para profundizar métodos y dinámicas de acompañamiento personal forman parte del programa inmediato. En los meses que precedan al comienzo del funcionamiento de la nueva comunidad, todos los miembros tendrán que explorar posibles dinámicas y profundizar el significado y las implicaciones prácticas de ser una comunidad de acogida al estilo de María y de San Marcelino que ha de proporcionar acompañamiento personal a través de diversos itinerarios espirituales. Alguno de los miembros se encuentra todavía en fase de discernimiento y no ha dado su sí definitivo. De momento, se han establecido varios medios que aseguren la comunicación regular entre ellos. La próxima reunión tendrá lugar del 8 al 13 de diciembre del 2008, en Roma o en Francia.

VOLVER

Proyecto de la Red de Universidades maristas...

SIGUIENTE

Reconstruir la esperanza...