20 de marzo de 2006 CASA GENERAL

Una fiesta popular de carácter lúdico

La celebración del carnaval es una de las fiestas más populares que existen. Se celebra en los países que tienen tradición cristiana, precediendo a la cuaresma. Por lo general, en muchos lugares se celebra durante los tres días anteriores al miércoles de ceniza, que es el día en que comienza la cuaresma en el calendario cristiano, y se los designa con el nombre de carnestolendas.

En ciertos países en que el carnaval está muy arraigado como celebración popular, y ya alejada de su significado religioso, alargan los festejos a los fines de semana del mes de febrero y a veces el primer fin de semana de marzo. Son famosos algunos lugares por sus festejos tradicionales y espectaculares, que atraen al turista y al amante de las costumbres de cada lugar.

El modo de celebración en los distintos lugares es muy similar, con desfiles de carrozas, comparsas formadas por grupos con máscaras o bailarines vestidos con un mismo estilo, máscaras representando a distintos personajes reales o alegóricos, así como bailes de disfraces y diversión.

Actualmente el carnaval se ha convertido en una fiesta popular de carácter lúdico, una celebración pública que combina disfraces, desfiles, y fiestas en la calle.

Hay diferentes maneras de ver los hechos y diversas maneras de situarse ante ellos. Hay personas que ven que ocurren algunos acontecimientos. Otras que saben por qué ocurren ciertos acontecimientos, Y, finalmente, otras que hacen que ocurran los acontecimientos. Por supuesto que la interpretación que cada uno de estos grupos de personas hace de aquello que ocurre es distinta.

El carnaval es un hecho que se repite en nuestras vidas con una cadencia cronológica. Es uno de tantos elementos habituales en ciertas épocas del año que forman parte del paisaje que se despliega ante nuestros ojos. Es, pues, un fenómenos cultural que forma parte de la vida de grupos importantes de personas, aunque no sea un fenómeno generalizado a todas las culturas.

La encuesta que propusimos a través de la página web para el mes de febrero centraba su interés en el carnaval. La primera constatación que hacemos es que no ha tenido la participación que han conseguido otras propuestas. Solamente 86 repuestas. Alguien ya advirtió antes de hacer la prepuesta que no iba a ser atractiva en algunas partes del mundo marista porque no forma parte de la cultura de algunos pueblos, al menos con el formato con el que es conocida en áreas latinas. No obstante la valoración más destacada resalta la dimensión cultural del hecho (51,2%) muy relacionado con la creatividad (24,4%) y con un ejercicio de la liberación personal (23,3%).

VOLVER

Publicada la memoria de la 7ª Conferencia ge...

SIGUIENTE

El hermano Basilio era nuestro hermano...