3 de agosto de 2006 LíBANO

Vemos en la gente un deseo de ayudar a los que sufren

Apreciados hermanos y amigos: Aunque la correspondencia con vosotros es bastante frecuente, queremos enviarles unas líneas para hablarles en particular de la situación de nuestras comunidades.
Gracias a Dios, los hermanos y sus familias nos encontramos muy bien, tanto de salud como de moral. Por las circunstancias en que vivimos, hemos tenido que suprimir la casi totalidad de nuestras actividades estivales y esto nos permite intensificar la vida de comunidad, la oración y la lectura personal. Es una obligación para nosotros estar al tanto de lo que sucede, y una parte de nuestro tiempo lo empleamos en seguir las noticias de la tele y comentarlas luego en comunidad. Muchas familias están en contacto con nosotros pues el comienzo del curso se presenta difícil y las decisiones que debemos tomar han de estar avaladas por la prudencia. Nosotros confiamos que a pesar de todo, el Señor nos dará la paz.

La mayor parte del personal que trabaja en nuestros colegios ha salido de vacaciones. Estando como estamos en zona cristiana, el conflicto armado no ha llegado a nuestros centros.
Por ahora son un oasis de paz y de tranquilidad para nosotros.
Vemos en la gente en general un deseo de ayudar a los que sufren. Unidos en grupos benévolos, más allá de toda política, ayudan a las familias necesitadas de forma admirable.
Hermanos y laicos del mundo marista nos han escrito manifestando su interés por nosotros y su sufrimiento y preocupación por esta situación actual. Es un gozo sentirse miembros de una tan gran familia. Apreciamos de modo especial la presencia del H. Provincial entre nosotros por medio de su delicada llamada de cada día.
El H. Georges Trad está en contacto casi permanente tanto con los hermanos que estamos en el Líbano como con los de España.

Un abrazo, y en unión de oraciones.
Hermanos del Líbano.

VOLVER

Dos hermanos muertos en un accidente de coche...

SIGUIENTE

Es evidente y cotidiana la presencia de Dios ...