5 de junio de 2006 AUSTRALIA

Vivir la visión de Champagnat en Santa Teresa (Ltyentye Apurte) 2006

La sensación de que el tiempo se detenía y que éramos acogidos por la gente y por la tierra fue lo primero que sentimos al reunirnos para el programa de ?Vivir la visión de Champagnat? en Ltyenge Apurte, una comunidad aborigen a unos 80 kilómetros de Alice Springs. Los hermanos maristas han estado presentes en esta comunidad durante muchos años y a través de esta relación hemos tenido el privilegio de visitar un lugar tan especial. Nos dio la bienvenida una de las mujeres ancianas, Agnes. Ella ejecutó la ceremonia de fumar y nos invitó a dar un paso adelante y limpiarnos, un rito de purificación y reivindicación de los confines. Fue una experiencia muy tangible de reconciliación.

En las paredes de la Iglesia está pintada la historia de la Creación y el Nuevo Testamento a través de los ojos de las mujeres arrente. En esa historia reflexionamos, junto con la historia marista y nuestras historias personales, a lo largo de aquellos dos días. Es difícil señalar el momento álgido de ese tiempo que pasamos juntos porque hubo numerosos ?momentos?. La oración de la mañana saludando al sol, el tiempo de meditación rodeados de silencio, la interacción con la gente, particularmente los niños, cuando nos visitaban durante nuestras sesiones, la cena de campamento con un fuego crepitante y cantando canciones. Todo esto nos llevó a una estimación más honda del ser maristas hoy.

Un poema que usamos el último día nos puede ayudar a captar la experiencia de transformación que uno vive cuando se pasa un tiempo en un lugar como Ltyentye Apurte:

Ellos te han acunado en la costumbre, te han marcado con sus prédicas,
Te han empapado de convencionalismo hasta los huesos;
Te han puesto en un escaparate; eres el producto de su enseñanza ?
Pero ¿puedes escuchar a la naturaleza salvaje? Te está llamando.
Vamos a probar en los lugares silenciosos, vamos a buscar lo que la suerte nos depara ;
Vamos a viajar a una tierra solitaria que conozco.
Se oye el susurro de la brisa de la noche, hay una estrella luminosa que nos guía.
Y la naturaleza salvaje nos llama, nos llama… vamos. (Robert Service).

Grupo de laicado marista de Forbes
Este grupo se reunió para el lanzamiento de la fase local de la Asamblea de Misión y bien parece que el número aumenta cada año. Gracias a la cálida hospitalidad de la comunidad de los hermanos y al permanente compromiso de Steve Dwyer, que acompaña al grupo.

VOLVER

El liceo marista puede recordar su gran pasad...

SIGUIENTE

Amor y recuerdo para los educadores que marca...