2021-02-16 MEXICO

Boletín Impulso Marista – N° 33 Invierno 20-21

Boletín Impulso Marista – N° 33 Invierno 20-21

EDITORIAL

Muy apreciados lectores,

La esperanza, lo mismo que la fe, tienen un ingrediente que sobrepasa todo signo de anclarnos en el pasado o
presente y extrapola toda la tendencia a atarnos en el aquí y ahora sin perspectiva de futuro. Desde estas dos
actitudes propiamente humanas, son estas virtudes que favorecen la búsqueda de alternativas y posibilidades,
somos capaces de mantenernos firmes en la adversidad, de desarrollar alternativas creativas que nos permitan
construir un futuro próximo mejor para uno mismo y para la sociedad, y de manera especial, nos permite
construir un sentido trascendente a nuestra existencia.
El Papa Francisco nos dice que “la esperanza es vivir en tensión, siempre. Sabiendo que no podemos hacer nido
aquí, la vida del cristiano está ‘en tensión hacia’ ”. Afirma que se tiene que cultivar día a día, artesanalmente: “es saber que nosotros sembramos, pero es Dios quien hace crecer.”
Situados en esta perspectiva de Esperanza en la Resurrección de los muertos, como lo afirmamos en la
proclamación de nuestra fe, agradecemos a Dios por la vida fecunda de nuestros Hermanos Maristas que en los
últimos meses han fallecido, y junto con ellos, a familiares, amigos y conocidos de quienes nos hemos enterados
de su partida de este mundo. Confiamos en que ya gozan de la paz eterna.
Esto, por supuesto, no quitan la tristeza y el dolor que significa en cada uno de los que hemos vivido estas
separaciones. De ahí que necesitemos el consuelo y apoyo, emocional, material y espiritual, y transitar por un
proceso de duelo para asimilar estas experiencias.
La pandemia, que ha marcado ya un año de nuestra existencia y que ha venido a trastocar todas las facetas de
nuestra vida, lamentablemente continua. Agradecemos a todas y todos los que desde sus diferentes trincheras
favorecen el cuidado de las personas y participan en el combate a esta situación. Un reconocimiento especial
al personal que está en la primera línea de esta lucha. Sigamos cuidándonos lo más posible, atendiendo las
indicaciones del personal especializado y tomando con un criterio analítico, todo aquello que desvirtúa la verdad en la información, la infodemia.
No podemos dejar de reconocer el loable esfuerzo que nuestras obras educativas y de misión están haciendo
para mantener viva la educación de los niños, niñas, adolescentes y jóvenes, que es cuidar de ellos y de nosotros
en una situación que se torna complicada. Hoy más que nunca, valoramos la presencia cercana, el encuentro
interpersonal y la gran riqueza humana y educativa que aporta la escuela, y que, por más que han sido de
enorme ayuda, la tecnología no suple. Pero aún hay que esperar, por el bien de todos.

Por parte de los planteles, la preparación de nuestros docentes continúa. Porque sabemos que la educación es
clave para construir el presente y el futuro de nuestra sociedad y el tiempo actual nos exige que respondamos
con compromiso, creatividad, desde los nuevos espacios que la situación actual nos ha obligado a explorar, con
herramientas nuevas que necesitamos saber explotar.
Una de nuestras preocupaciones particulares han sido nuestros alumnos de los Grupos Especiales Maristas. En
el mes de diciembre, en torno al Día Internacional de las Personas con Discapacidad, se realizó la campaña “Que Nadie se Quede Fuera”. En el interior de este número, conoceremos las acciones que se realizaron, pero, sobre todo, dejamos la invitación a que dicho lema, se transforme en un propósito en nuestras obras.
Por su parte, la Pastoral Juvenil Marista ha explorado nuevos horizontes con la finalidad de estar cerca de
nuestros destinatarios, generar lazos de encuentro y amistad, y de manera particular, ofrecer oportunidades de
encuentro, de diálogo y de crecimiento espiritual. Las y los jóvenes se han expresado en diferentes plataformas,
y han tenido la oportunidad de estar conectados, entre ellos y más allá de nuestras fronteras.
Finalmente podremos conocer un poco acerca de la Región Marista del Arco Norte, en la cual está situada nuestra Provincia de México Central, donde vamos construyendo puentes de colaboración, con la finalidad de compartir riquezas y fortalecer la misión de Iglesia que en conjunto realizamos, para así tener “un nuevo presente, y un mejor futuro”.
Que desde la escucha atenta en nuestras comunidades educativas y de misión, continuemos siendo tierra
fecunda para generar la Vida.

Luis Felipe González Ruiz – Viceprovincial, Director Ejecutivo del Consejo De Misión

PREV

Hoja informativa Marista 312 - Provincia Medi...

NEXT

Boletín Provincia Ibérica 77...