espiritualidad matista

La espiritualidad nos hace vivir en y desde Dios. Experimentamos que la fuerza del Espíritu da sentido a la existencia, impulsa nuestra acción, nos hace mantener la esperanza y nos ayuda a vivir a fondo cada instante de nuestra existencia

La relación de Marcelino con María estaba profundamente marcada por una afectiva y total confianza en
Ella, a quien veía como “Buena Madre”, porque suya era la obra que había emprendido. El nos dejó escrito: Sin María no somos nada y con María lo tenemos todo, porque María tiene siempre a su adorable Hijo en sus brazos en su corazón. Esta convicción lo acompañó a lo largo de toda su vida. Jesús y María eran el tesoro donde Marcelino había aprendido a poner su corazón. Esta íntima relación ayudó a modelar la dimensión mariana de nuestra espiritualidad. En nuestra tradición, la expresión “Recurso Ordinario” resume nuestra constante confianza en María. El lema Todo a Jesús por María, todo a María por Jesús, atribuido a Champagnat por su biógrafo, recoge la relación estrecha que hay entre el Hijo y la madre, así como la actitud de confianza en María que tenía el fundador y que nosotros estamos llamados a imitar (Agua de la Roca, 25).

« Água do Rocha » é o documento que apresenta nossa espiritualidade marista. Por isso, é normal que venha com uma densa presença da Virgem Maria. Com efeito, vivemos de uma experiência primeira de Marcelino: maravilhado com o amor que Jesus e Maria lhe têm. Essa experiência atravessa toda sua vida, e continua, hoje, em nossa Família.Inicialmente, encontramos uma presença difusa de Maria, emergindo em muitos artigos do documento, acentuando nuances mariais que se enriquecem reciprocamente para compor o quadro da Mãe de Jesus.

La sesión anual de la Comisión del Patrimonio Espiritual Marista tuvo lugar en la Casa General del 11 al 15 de junio – la última sesión de la actual comisión, cuyo mandato acabará a finales de mes.

La sesión, cuyos objetivos y contenidos fueron marcados sobre todo por esta situación, inició dedicando un tiempo bastante largo para compartir los trabajos realizados por los miembros de la comisión durante este último año en relación con el patrimonio espiritual.

Igualmente hubo un tiempo consagrado a una reflexión sobre los Cuadernos Maristas: la profundización del Cuaderno 36, recientemente publicado, y la preparación del Cuaderno 37.

La mayor parte del tiempo se dedicó a la preparación del informe solicitado por el Consejo General: una evaluación de las actividades, los trabajos y el funcionamiento de la Comisión durante los últimos seis años, y una reflexión para el futuro: desafíos, preguntas, puntos de atención sobre el tema del patrimonio espiritual, en general, y de la Comisión, en particular.

Todo esto, con la finalidad de ayudar al Consejo General en la dirección y decisiones que deberán tomarse en los próximos años.

También fue la ocasión para varias reuniones e intercambios con los Hermanos João do Prado y Óscar Martín, nuevos consejeros generales encargados del Patrimonio espiritual; y con el Hermano Tony Leon, director del Secretariado de Hermanos Hoy, encargado de acompañar a la comisión.

Igualmente, con el grupo de formadores participantes en una sesión de formación en la Casa General durante ocho semanas: la formación y el patrimonio espiritual del Instituto van muy ligados.

La presencia de los miembros del nuevo Consejo General y los del Consejo anterior, así como el grupo de formadores, dieron a esta sesión un carácter de universalidad excepcional.

El Patrimonio Espiritual es también vida fraterna compartida. Esta fue simbolizada, en cierto modo, por un breve encuentro final con el H. Ernesto Sánchez, nuevo Superior General, quien agradeció especialmente a los miembros de la comisión por todo el trabajo realizado al servicio del Instituto.

espiritualidad matista

La espiritualidad nos hace vivir en y desde Dios. Experimentamos que la fuerza del Espíritu da sentido a la existencia, impulsa nuestra acción, nos hace mantener la esperanza y nos ayuda a vivir a fondo cada instante de nuestra existencia