CONFERENCIAS GENERALES

Las Constituciones maristas describen la Conferencia general como una asamblea consultiva que tiene un doble objetivo: consolidar la unidad dentro del Instituto y estudiar los asuntos de interés general para darles solución.

costumbre de reunir a un grupo significativo de hermanos para tratar con ellos asuntos importantes del Instituto ya fue práctica de Marcelino que veía cómo fomentaba la unión de los hermanos. El origen de esta estructura al servicio del gobierno general, tal como ahora la conocemos entre nosotros, comenzó a gestarse y definir su funcionalidad a partir de los aires de renovación y del nuevo estilo de gobierno de las instituciones religiosas que suscitó el Concilio Vaticano II.

El Hermano Charles Rafael inició esta práctica en 1961 y la volvió a repetir en 1965. De estas experiencias iniciales se pasó a consolidarse como convocatoria entre Capítulos generales una vez trascurrida la primera parte del período del mandato del Hermano Superior general para tomar el pulso a la aplicación de las decisiones capitulares pasando a formar parte del capítulo del Gobierno general de las nuevas Constituciones.

Siendo como es la Conferencia General una asamblea consultiva su dinámica y funcionamiento difieren de los de un Capítulo General. Éste tiene plena autonomía respecto del Consejo General y es la autoridad suprema extraordinaria del Instituto. En cambio la organización, el temario, el determinar la agenda y la duración de la Conferencia general, es competencia del Superior General y su consejo en diálogo con los Provinciales. Los Capítulos suelen resolver todos los asuntos por votación y ofrecen unos documentos al Instituto. En las Conferencias no se votan las decisiones, pero hay un consenso sobre los aspectos que han de ser impulsados en las Provincias o en el Instituto aunque no se expresen en documentos y declaraciones oficiales. Estas diferencias se traducen en la forma de trabajar y por supuesto en los objetivos que se persiguen y en los medios para alcanzarlos.

Antecedentes históricos
Las primeras huellas de lo que hoy es la Conferencia general como estructura de gobierno del Instituto de hermanos maristas se detectan en los aportes que hizo la séptima comisión capitular del XV Capítulo general reunido en Grugliasco en 1958.

Que con ocasión del retiro anual se organicen en la Casa generalicia sesiones de estudio para los hermanos Provinciales a fin de analizar juntos, bajo la dirección del hermano Superior general y su Consejo, los mejores medios para solucionar los problemas del momento. (Circulares, Tomo XXII, p. 281)

Del 4 al 12 de mayo de 1965 se realiza una reunión de Miembros de la Administración General con los Hermanos Provinciales y Visitadores del Instituto que llegan a Roma para el encuentro trienal decidido por el Capítulo General. (Bulletin de l’Institut T. XXVI p. 601) Esta reunión en la que participaron 63 hermanos se puede considerar como la experiencia inicial que hicieron los dirigentes del Instituto de lo que después tomó cuerpo legislativo en las Constituciones con el nombre de Conferencia general.

La idea de una Conferencia general como estructura de gobierno para dinamizar el Instituto se comenzó a profundizar en el XVI Capítulo general (1967-1968), durante las sesiones de trabajo de la “Comisión de gobierno”.

El nombre inicial que se propuso fue el de “Sínodo general”, cambiado posteriormente por el de Conferencia general. Durante los trabajos del XVI Capítulo General se estudió la composición, los fines, la periodicidad y los poderes de este órgano colegiado y se abandonó muy pronto la previsión de una Conferencia general extraordinaria si lo solicitaban una tercera parte de las Provincias.

Desde sus orígenes el fin de la Conferencia general ha sido el de favorecer la comunicación y de hacer el seguimiento de la aplicación de las Constituciones y de las decisiones capitulares.

Inicialmente se propuso una periodicidad trienal de modo que se pudiera reunir este organismo dos veces entre dos Capítulos generales, pero a partir de las Constituciones de 1986 se prevé la reunión de una Conferencia general entre dos Capítulos Generales.

La composición de la misma no se ha cambiado sustancialmente desde los orígenes hasta hoy: Superior general, Vicario general, Consejeros generales, Superiores Provinciales y de Distrito donde lo prevea el Estatuto del Distrito.

En las primeras propuestas se contemplaba también la posibilidad de la participación de los Vice-Superiores Provinciales y los Visitadores de los Distritos autónomos y no de los Superiores de Distrito.

En la Conferencia General de 1997 participaron por primera vez, durante algunos días, hermanos jóvenes y laicos por iniciativa del Hermano Superior general en calidad de invitados.

Acerca de los poderes de la Conferencia general se puede decir que son eminentemente consultivos, porque de hecho no puede modificar ni las Constituciones ni los Estatutos capitulares. Puede estudiar la aplicación de las Constituciones y de los Estatutos, elegir modalidades operativas para ponerlos en práctica, evaluar las actividades que se están desarrollando en base a las decisiones capitulares.

La facultad que tiene el Superior general de invitar a otros hermanos a participar en la Conferencia general se ha concretado en las seis primeras convocatorias a través criterios diversos, lo cual dio como resultado también un número variable de participantes.

En la Reunión de Miembros de la Administración General con los Hermanos Provinciales y Visitadores del Instituto, que todavía no estaba guiada por las Constituciones, se convocó a un total de 66 participantes, aunque tres no pudieron asistir. Actualmente que, con el proceso de reestructuración se ha reducido considerablemente el número de provincias, los miembros previstos por las Constituciones que participarán en la séptima Conferencia general son en total 39: El Hermano Superior general, el Hermano Vicario general y los Hermanos Consejeros generales que forman un grupo de ocho. A ellos hay que añadir los Hermanos Provinciales de 26 provincias. Este número se completa con cinco Superiores de Distrito cuyos Estatutos de Distrito especifican que también son miembros de derecho de la Conferencia General.

VIII Conferencia General
Casa geral, Roma, 21 maio – 02 junho 2007
Reivindicar el espíritu del Hermitage
Fuego y Pasión en el liderazgo marista

VII Conferencia General
Sri Lanka, 5-30 septiembre 2005
OùFotos

La VII Conferencia general ha tomado el rumbo del oriente. Sri Lanka fue la puerta de entrada de los hermanos maristas en Asia. Hoy se invita a la Institución entera a mirar hacia los enormes campos que todavía quedan por evangelizar en Asia. Todos están convocados a suscitar la vitalidad del carisma y la misión marista hoy.

Los Provinciales y Superiores de los Distritos han sido invitados a conocer personalmente algunas de las realidades de esta parte del mundo antes de acudir a la cita con sus hermanos en Negobono (Sri Lanka).

VI Conferencia General

Nairobi, 1997
VILa VI Conferencia general estaba previsto tenerla en Nairobi con la finalidad de que bastantes de los Participantes tomaran contacto con algunos países de África y Madagascar y conocieran mejor las esperanzas, la riqueza humana y espiritual y los desafíos de ese continente, pero dificultades de última hora obligaron a realizarla en Roma, ya que no había posibilidad de encontrar una sede alternativa que facilitara medios y espacios necesarios para este tipo de asambleas.

V Conferencia General

Veranópolis, Brasil 1989
VLa V Conferencia general se reunió en Veranópolis (Brasil), siendo la primera vez que tal evento se realizaba fuera de Roma. También se convocó con la novedad de un logo constituido por la firma de Champagat y las letras FMS en forma de llamas que salían de la firma. Fue convocada por el Hermano Charles Howard desde el 20 de septiembre al 15 de octubre de 1989.

IV Conferencia General

Roma, 1982
IVLa IV Conferencia general, como las anteriores, regresa de nuevo a Roma (Italia) del 3 al 17 de octubre de 1982, también durante el generalato del hermano Basilio Rueda. Asistieron 57 hermanos acompañados de catorce miembros del Consejo general y de cuatro hermanos más invitados por el hermano Superior general.

III Conferencia General

Roma, 1979
La III Conferencia general se desarrolló en Roma (Italia) del 1 al 13 de octubre de 1979, durante el generalato dIIIel hermano Basilio Rueda. Asistieron 61 hermanos, entre ellos el ex Superior general Charles Rafael, más trece miembros del Consejo general. El hermano Basilio Rueda, Superior general invitó a los tres superiores de los Centros de formación dependientes de la Administración general.

II Conferencia General

Roma, 1974
El hermano basilio Rueda convocó la II Conferencia general en Roma (Italia) del 7 al 21 de mayo de 1974. El total de hermanos que asistieron fue de 57, a los que hay que añadir la presencia del Consejo general que en aquel entonces estaba constituido por quince miembros. También fue invitado en esta ocasión el hermano Charles Rafael, ex Superior general.

I Conferencia General

Roma, 1971
La I Conferencia general se desarrolló en Roma (Italia) del 28 de abril al 15 de mayo de 1971, durante el generalato del hermano Basilio Rueda. Asistieron 57 hermanos, entre ellos el ex Superior general Charles Rafael, más el Consejo general. En alguno de los borradores preparatorios se la llama “conferencia postconciliar y postcapitular”. Fueron tres días de conferencias y discusiones en grupo animadas por los padres jesuitas Ramón Mijares y F. Arvesú a las que siguieron doce días de oración, reflexión y colaboración.

Las Constituciones maristas describen la Conferencia general como una asamblea consultiva que tiene un doble objetivo: consolidar la unidad dentro del Instituto y estudiar los asuntos de interés general para darles solución.

costumbre de reunir a un grupo significativo de hermanos para tratar con ellos asuntos importantes del Instituto ya fue práctica de Marcelino que veía cómo fomentaba la unión de los hermanos. El origen de esta estructura al servicio del gobierno general, tal como ahora la conocemos entre nosotros, comenzó a gestarse y definir su funcionalidad a partir de los aires de renovación y del nuevo estilo de gobierno de las instituciones religiosas que suscitó el Concilio Vaticano II.

El Hermano Charles Rafael inició esta práctica en 1961 y la volvió a repetir en 1965. De estas experiencias iniciales se pasó a consolidarse como convocatoria entre Capítulos generales una vez trascurrida la primera parte del período del mandato del Hermano Superior general para tomar el pulso a la aplicación de las decisiones capitulares pasando a formar parte del capítulo del Gobierno general de las nuevas Constituciones.

Siendo como es la Conferencia General una asamblea consultiva su dinámica y funcionamiento difieren de los de un Capítulo General. Éste tiene plena autonomía respecto del Consejo General y es la autoridad suprema extraordinaria del Instituto. En cambio la organización, el temario, el determinar la agenda y la duración de la Conferencia general, es competencia del Superior General y su consejo en diálogo con los Provinciales. Los Capítulos suelen resolver todos los asuntos por votación y ofrecen unos documentos al Instituto. En las Conferencias no se votan las decisiones, pero hay un consenso sobre los aspectos que han de ser impulsados en las Provincias o en el Instituto aunque no se expresen en documentos y declaraciones oficiales. Estas diferencias se traducen en la forma de trabajar y por supuesto en los objetivos que se persiguen y en los medios para alcanzarlos.

Antecedentes históricos
Las primeras huellas de lo que hoy es la Conferencia general como estructura de gobierno del Instituto de hermanos maristas se detectan en los aportes que hizo la séptima comisión capitular del XV Capítulo general reunido en Grugliasco en 1958.

Que con ocasión del retiro anual se organicen en la Casa generalicia sesiones de estudio para los hermanos Provinciales a fin de analizar juntos, bajo la dirección del hermano Superior general y su Consejo, los mejores medios para solucionar los problemas del momento. (Circulares, Tomo XXII, p. 281)

Del 4 al 12 de mayo de 1965 se realiza una reunión de Miembros de la Administración General con los Hermanos Provinciales y Visitadores del Instituto que llegan a Roma para el encuentro trienal decidido por el Capítulo General. (Bulletin de l’Institut T. XXVI p. 601) Esta reunión en la que participaron 63 hermanos se puede considerar como la experiencia inicial que hicieron los dirigentes del Instituto de lo que después tomó cuerpo legislativo en las Constituciones con el nombre de Conferencia general.

La idea de una Conferencia general como estructura de gobierno para dinamizar el Instituto se comenzó a profundizar en el XVI Capítulo general (1967-1968), durante las sesiones de trabajo de la “Comisión de gobierno”.

El nombre inicial que se propuso fue el de “Sínodo general”, cambiado posteriormente por el de Conferencia general. Durante los trabajos del XVI Capítulo General se estudió la composición, los fines, la periodicidad y los poderes de este órgano colegiado y se abandonó muy pronto la previsión de una Conferencia general extraordinaria si lo solicitaban una tercera parte de las Provincias.

Desde sus orígenes el fin de la Conferencia general ha sido el de favorecer la comunicación y de hacer el seguimiento de la aplicación de las Constituciones y de las decisiones capitulares.

Inicialmente se propuso una periodicidad trienal de modo que se pudiera reunir este organismo dos veces entre dos Capítulos generales, pero a partir de las Constituciones de 1986 se prevé la reunión de una Conferencia general entre dos Capítulos Generales.

La composición de la misma no se ha cambiado sustancialmente desde los orígenes hasta hoy: Superior general, Vicario general, Consejeros generales, Superiores Provinciales y de Distrito donde lo prevea el Estatuto del Distrito.

En las primeras propuestas se contemplaba también la posibilidad de la participación de los Vice-Superiores Provinciales y los Visitadores de los Distritos autónomos y no de los Superiores de Distrito.

En la Conferencia General de 1997 participaron por primera vez, durante algunos días, hermanos jóvenes y laicos por iniciativa del Hermano Superior general en calidad de invitados.

Acerca de los poderes de la Conferencia general se puede decir que son eminentemente consultivos, porque de hecho no puede modificar ni las Constituciones ni los Estatutos capitulares. Puede estudiar la aplicación de las Constituciones y de los Estatutos, elegir modalidades operativas para ponerlos en práctica, evaluar las actividades que se están desarrollando en base a las decisiones capitulares.

La facultad que tiene el Superior general de invitar a otros hermanos a participar en la Conferencia general se ha concretado en las seis primeras convocatorias a través criterios diversos, lo cual dio como resultado también un número variable de participantes.

En la Reunión de Miembros de la Administración General con los Hermanos Provinciales y Visitadores del Instituto, que todavía no estaba guiada por las Constituciones, se convocó a un total de 66 participantes, aunque tres no pudieron asistir. Actualmente que, con el proceso de reestructuración se ha reducido considerablemente el número de provincias, los miembros previstos por las Constituciones que participarán en la séptima Conferencia general son en total 39: El Hermano Superior general, el Hermano Vicario general y los Hermanos Consejeros generales que forman un grupo de ocho. A ellos hay que añadir los Hermanos Provinciales de 26 provincias. Este número se completa con cinco Superiores de Distrito cuyos Estatutos de Distrito especifican que también son miembros de derecho de la Conferencia General.

VIII Conferencia General
Casa geral, Roma, 21 maio – 02 junho 2007
Reivindicar el espíritu del Hermitage
Fuego y Pasión en el liderazgo marista

VII Conferencia General
Sri Lanka, 5-30 septiembre 2005
OùFotos

La VII Conferencia general ha tomado el rumbo del oriente. Sri Lanka fue la puerta de entrada de los hermanos maristas en Asia. Hoy se invita a la Institución entera a mirar hacia los enormes campos que todavía quedan por evangelizar en Asia. Todos están convocados a suscitar la vitalidad del carisma y la misión marista hoy.

Los Provinciales y Superiores de los Distritos han sido invitados a conocer personalmente algunas de las realidades de esta parte del mundo antes de acudir a la cita con sus hermanos en Negobono (Sri Lanka).

VI Conferencia General

Nairobi, 1997
VILa VI Conferencia general estaba previsto tenerla en Nairobi con la finalidad de que bastantes de los Participantes tomaran contacto con algunos países de África y Madagascar y conocieran mejor las esperanzas, la riqueza humana y espiritual y los desafíos de ese continente, pero dificultades de última hora obligaron a realizarla en Roma, ya que no había posibilidad de encontrar una sede alternativa que facilitara medios y espacios necesarios para este tipo de asambleas.

V Conferencia General

Veranópolis, Brasil 1989
VLa V Conferencia general se reunió en Veranópolis (Brasil), siendo la primera vez que tal evento se realizaba fuera de Roma. También se convocó con la novedad de un logo constituido por la firma de Champagat y las letras FMS en forma de llamas que salían de la firma. Fue convocada por el Hermano Charles Howard desde el 20 de septiembre al 15 de octubre de 1989.

IV Conferencia General

Roma, 1982
IVLa IV Conferencia general, como las anteriores, regresa de nuevo a Roma (Italia) del 3 al 17 de octubre de 1982, también durante el generalato del hermano Basilio Rueda. Asistieron 57 hermanos acompañados de catorce miembros del Consejo general y de cuatro hermanos más invitados por el hermano Superior general.

III Conferencia General

Roma, 1979
La III Conferencia general se desarrolló en Roma (Italia) del 1 al 13 de octubre de 1979, durante el generalato dIIIel hermano Basilio Rueda. Asistieron 61 hermanos, entre ellos el ex Superior general Charles Rafael, más trece miembros del Consejo general. El hermano Basilio Rueda, Superior general invitó a los tres superiores de los Centros de formación dependientes de la Administración general.

II Conferencia General

Roma, 1974
El hermano basilio Rueda convocó la II Conferencia general en Roma (Italia) del 7 al 21 de mayo de 1974. El total de hermanos que asistieron fue de 57, a los que hay que añadir la presencia del Consejo general que en aquel entonces estaba constituido por quince miembros. También fue invitado en esta ocasión el hermano Charles Rafael, ex Superior general.

I Conferencia General

Roma, 1971
La I Conferencia general se desarrolló en Roma (Italia) del 28 de abril al 15 de mayo de 1971, durante el generalato del hermano Basilio Rueda. Asistieron 57 hermanos, entre ellos el ex Superior general Charles Rafael, más el Consejo general. En alguno de los borradores preparatorios se la llama “conferencia postconciliar y postcapitular”. Fueron tres días de conferencias y discusiones en grupo animadas por los padres jesuitas Ramón Mijares y F. Arvesú a las que siguieron doce días de oración, reflexión y colaboración.