MARCELINO CHAMPAGNAT

San Marcelino Champagnat, Padre marista, fundador del Instituto de los Hermanos Maristas, se apasiona por Dios y se entrega con entusiasmo a favor de los niños y jóvenes, especialmente más necesitados. Una comunidad internacional de hermanos continúa hoy en día su sueño.

Marcelino, cuando ve a niños y jóvenes sin educación ni catecismo, exclama: “Necesitamos hermanos”. El 2 de enero de 1817 inicia con dos jóvenes el proyecto del Instituto de los hermanitos de María.

El papa Juan Pablo II canoniza a Marcelino el 18 de abril de 1999 en la plaza San Pedro del Vaticano y le reconoce como santo de la Iglesia universal.

BIOGRAFíAS

Apóstol de la juventud

Fundador del Instituto de los hermanos maristas

Misión Educativa Marista

Compendium Vitae, Virtutum ac Miracolorum

Historia de Marcelino Champagnat y compañeros Fundadores de la Sociedad de María

San Marcelino Champagnat - Vida y misión

ESCRITOS A MARCELINO

Desde hace tiempo tenía ganas de establecer una escuela primaria en St.Symphorien-le-Château. El Sr. Prefecto se ha dignado acordar su autorización para ello. He oído hablar de la Institución que Usted dirige y del bien que está realizando, lo que nos impulsa a invitarlo a que la establezca también en nuestro municipio. Puedo asegurarle que será para nosotros una dicha el que la escuela esté dirigida por sus Hermanos.

El asunto tratado en esta carta va a repetirse en muchas cartas: solicitar Hermanos para la apertura de escuelas. 15/09/1823.

VER TODAS LAS CARTAS

ESCRITO DE MARCELINO

Me he alegrado mucho al tener noticias suyas. Estoy muy contento de saber que están bien de salud. Sé también que tienen gran número de niños, o sea, que tendrán un gran número de imitadores de sus virtudes, porque sus niños se formarán según sean ustedes, según sean sus ejemplos así ajustarán ellos su conducta.

Esta carta del Fundador parece ser la respuesta a otra de felicitación de año nuevo del Hno. 21/01/1830.

VER TODAS LAS CARTAS

BEATIFICACÍON

29 mayo 1955

El día 29 de mayo de 1955, en la Plaza de San Pedro, en el Vaticano, fue beatificado nuestro fundador, San Marcelino Champagnat. A los 46 años de su muerte, en 1886, comenzó el recorrido que condujo a la beatificación y a la canonización (1999). El proceso diocesano duró 5 años y en 1896, el Papa León XIII firmó el decreto de introducción de la causa, dando a Champagnat el título de Venerable. 59 años más tarde, en la solemnidad de Pentecostés fue beatificado en la celebración presidida por el Cardenal Tedeschini.

Bulletin de l’Institu n. 160 – Tome XXI, p. 628

LA BEATIFICACIÓN

En esta tibia mañana de Pentecostés, 29 de mayo de 1955, cuando todavía el aire no está pesado por el agobiante calor del verano romano, grupos de hermanos maristas de todas las provincias del Instituto, venidos de 35 países y representando otras tantas nacionalidades, convergen de todos los puntos de la ciudad hacia la Basílica de San Pedro. Van a asistir a la beatificación de su Padre, el Venerable Marcelino Champagnat. Son 600 que han sido escogidos para representar a sus hermanos en estas grandiosas ceremonias, 600 privilegiados, designados por la suerte o escogidos de oficio a causa de sus funciones, o por otras razones, que los hacen sentir casi avergonzados por encontrarse aquí, en lugar de tantos otros que lo habrían merecido tanto como ellos.
Pero bueno, han sido designados y han venido. Por una vez, la obediencia les habrá resultado muy agradable. Desde la víspera, uno tiene la impresión de que hay hermanos maristas por todos lados en la Ciudad Eterna, porque su rabat blanco sobre el hábito negro hace que se los reconozca de lejos y, porque dado que tienen tan poco tiempo, lo aprovechan para ver los más bellos monumentos de Roma.
Se apresuran hacia la basílica, felices y radiantes. Como para no estarlo… Es por su Padre amado todo este despliegue, estos grandes cuadros suspendidos a la entrada de la basílica o en la gloria de Bernini, estas decoraciones suntuosas en el interior de San Pedro; para él, todos estos homenajes que se le rinden en el centro de la catolicidad. Los peregrinos de paso que vienen a San Pedro para aprovechar la beatificación, les dirigen miradas llenas de admiración y casi de envidia.

CANONIZACIÓN

18 abril 1999

El Papa Juan Pablo II canoniza a Marcelino el 18 de abril de 1999 en la plaza San Pedro del Vaticano y le reconoce como santo de la Iglesia universal.

UN CORAZÓN SIN FRONTERAS

La canonización de San Marcelino Champagnat, fundador de los Hermanos Maristas, tuvo lugar el 18 de abril de 1999, en la Plaza de San Pedro del Vaticano. Este video reúne imágenes y palabras de las celebraciones que tuvieron lugar en Roma ese largo fin de semana. Así, en poco menos de treinta minutos, los eventos y las emociones de una página histórica se condensan. Son como chispas de fuego que pueden agitar la memoria y la memoria. No es una cuestión de nostalgia. Es un compromiso vivir hoy, en cada corazón fiel y en cada país del mundo, la espiritualidad y la misión de un santo que ha entendido en su vida el Evangelio como amor sin fronteras.