9 de diciembre de 2020 SIRIA

Nabil Antaki ganador del premio “Voluntario del Sur”

El Dr. Nabil Antaki, de los Maristas Azules de Alepo, en Siria, ha sido ganador del premio “Voluntario del Sur” de la 27ª edición del Premio al Voluntariado Internacional de FOCSIV, el 5 diciembre, con ocasión del Día Internacional de los Voluntarios.

En la motivación del premio se lee: “a Nabil, por no haber traicionado primero al hombre y su propio juramento hipocrático, por amor a la tierra y al pueblo sirio, por ser siempre fiel a su misión de salvar vidas y traer esperanza con el testimonio vivo de su vida y generosidad. A Nabil el valor de la esperanza.”

Durante la premiación en línea, el Dr. Nabil ha agradecido por el premio y ha dicho: “Lo considero como un reconocimiento al trabajo maravilloso que realizan los 150 voluntarios de la asación Maristas Azules. Desde el comienzo de la guerra junto con mis colaboradores hemos tratado de ayudar a las personas más vulnérales, para ayudarlos a vivir, para poner una sonrisa en el rostro de los niños, para llevar esperanza a los ancianos y sembrar paz en la región. No somos una asociación caritativa, somos una asociación de solidaridad. Queremos vivir con los pobres y desplazados para aliviar su sufrimiento y desarrollar la humanidad y la esperanza. Este es nuestro objetivo. Sembrar esperanza. Ayudar a la personas a vivir y a quedarse en su país”. Al concluir su participación, Nabil agradeció a FMSI y a los Hermanos Maristas por su apoyo. Mira aquí la premiación.

La candidatura del Dr. Nabil fue presentada por la Fundación Marista per la Solidaridad Internacional (FMSI), ONG de la Administración general, que es miembro de FOCSIV, una federación de organizaciones cristianas de servicio de voluntariado internacional, composta por 87 organizaciones.

Todos los anos, en la jornada del voluntariado, FOCSIV promueve el premio del voluntariado internacional. Esto año, junto con el Dr. Nabil, fueran premiados otras 5 personas (ver aquí la lista).

Nabil Antaki “Voluntario del Sur”

Nabil Antaki es médico. En paralelo a una carrera profesional muy rica, fundó, en 1986, con su esposa Leyla y el hermano Georges Sabé, la asociación «El Oído de Dios», un proyecto que le implicaría solidariamente con las personas más necesitadas de su ciudad. En 2012, con la guerra, «El Oído de Dios» se transforma en los «Maristas azules». Actualmente el grupo de Alepo, en Siria, cuenta con 150 voluntarios que trabajan ayudando a los desplazados y refugiados de Alepo, promoviendo e impulsando programas de cuidado y servicio sanitario, proyectos laborales, educativos y sociales, y también distribución de paquetes de alimentos y kits de higiene, repartición de platos de comida y visita a las personas más vulnerables.

VOLVER

El Distrito Marista de África del Oeste ser...

SIGUIENTE

Jóvenes en formación inicial de la Región ...