20 de noviembre de 2021 CASA GENERAL

20 de noviembre: Día Internacional de los Derechos del Niño

Los grupos de derechos humanos han informado que millones de niños en el mundo, especialmente las niñas, no disfrutan de sus derechos. En las regiones menos desarrolladas del mundo, todavía se considera que la educación de las niñas vale menos que la de los niños. Esta condición destruye sus sueños de un futuro mejor. Dado que los niños enfrentan discriminación y marginación en todo el mundo, la Asamblea General (AG) de las Naciones Unidas (ONU) instituyó el Día Internacional de los Derechos del Niño (Día Mundial del Niño) el 14 de diciembre de 1954, adoptó su Declaración en 1959 y la Convención sobre los Derechos del Niño (CDN) en 1989 para promover el bienestar y los derechos de los niños. El 20 de noviembre conmemora la fecha de adopción de la Declaración y la Convención. Los cincuenta y cuatro (54) artículos de la CDN establecen los derechos de los niños y cómo se espera que los gobiernos los promuevan.

Algunos niños que asisten a las escuelas, instituciones y pastorales en los países en vía de desarrollo provienen de hogares donde son cuidados por padres solteros o parientes. Sus familias son pobres y no tienen acceso a alimentos saludables, buena atención médica y requisitos escolares. Experimentan marginación y exclusión de las actividades escolares ordinarias si no se considera su situación precaria y desfavorecida.

La sensibilidad y la atención de Champagnat frente a las necesidades de los niños pobres y marginados lo han alentado a luchar enérgicamente contra cualquier circunstancia que impida a los niños/as disfrutar plenamente de sus derechos. A menudo, Champagnat advirtió a los Hermanos contra la negligencia y los instó a «ser ángeles de la guarda de los niños» estando constantemente alertas, vigilantes y atentos a sus necesidades.

El Día Mundial del Niño brinda a los Maristas de Champagnat la oportunidad de reflexionar sobre la defensa de los derechos de los menores, poner los intereses de los niños en un primer plano y resaltar su dignidad mientras se les garantiza entornos escolares seguros y en buenas condiciones. Al hacerlo, asegurémonos de que las opiniones del Padre Champagnat sobre la educación de los niños sean la base de nuestras inspiraciones y acciones. Cuando fundó el Instituto Marista él tenía en mente «algo mejor» que enseñar a los niños materias seculares o de catecismo. Él quería que los Hermanos hicieran de los niños buenos cristianos y buenos ciudadanos. Como educadores maristas debemos, por lo tanto, ser proactivos para garantizar que se respeten los derechos de los niños y asegurarnos de que se sientan seguros en nuestro entorno y disfruten de sus derechos a la educación sin discriminación ni marginación.

Podemos determinar su éxito apoyándolos a todos, independientemente de su origen socioeconómico, si solo velamos por sus intereses. Podemos eliminar las prácticas asociadas con el razonamiento injusto que culpa a las familias, a la situación socioeconómico o cultural por el bajo rendimiento de los estudiantes en las escuelas. Podemos crear condiciones que permitan a todos los grupos de los estudiantes tener éxito en su aprendizaje brindándoles un entorno favorable de aprendizaje que es lo que ellos necesitan para su educación.

El Día Mundial del Niño de este año se celebra cuando la vida vuelve gradualmente a la normalidad a medida que disminuyen los casos de covid y las muertes. Una de las lecciones que estamos aprendiendo de la pandemia es que, como seres humanos, somos frágiles e indefensos y que para sobrevivir debemos ser conscientes de nuestro medio ambiente y de los demás. Esperemos que esta lección nos inspire a medida que continuamos defendiendo los derechos de los niños y protegiéndolos de cualquier daño.

______________

Hermano Francis Lukong – Secretariado de Solidaridad

VOLVER

Guías y protocolos para la protección de lo...

SIGUIENTE

Regionalización y Misión Marista de Champag...